METROSUR

Metro de Madrid cerrará desde el 23 de junio al 10 de septiembre un total de 14 estaciones de Metrosur, la mitad de la línea 12 -entre El Casar (Getafe) y Universidad Rey Juan Carlos (Móstoles)-, para realizar obras de mantenimiento de la infraestructura que presenta un problema de “arrastre por agua” subterránea que genera oquedades en la plataforma. Las obras que se acometerán tendrán un presupuesto de 24 millones de euros. Y el objetivo de mejorar la seguridad y la velocidad comercial.

Así lo ha indicado este lunes el consejero delegado de Metro, Borja Carabante, para informar de este cierre parcial de línea en verano que afecta al arco norte de la línea mientras que ahora continuarán los trabajos nocturnos de mantenimiento. Así, Carabante ha recordado que la línea ha sufrido ya varios cortes parciales en los años 2012, 2014 y 2015 pero no en este tramo sino en el que comprende -este y oeste-.

Por otro lado, se habilitará un servicio alternativo gratuito para los usuarios de la línea que comprenderá el trazado cortado por obras, unido a un refuerzo de los buses interurbanos con destino a Madrid por parte del Consorcio Regional de Transportes.

Por su parte en Puerta del Sur, según informa el suburbano, el andén de la Línea 12 permanecerá cerrado mientras se acometen las obras, pero La Línea 10 continuará prestando su servicio de forma habitual.

La infraestructura presenta un problema de “arrastre por agua” subterránea que genera oquedades en la plataforma

La pasada semana, el diputado autonómico de Ciudadanos, Juan Rubio, que ya inspeccionó los túneles hace unos meses para ver de primera mano la situación en la que se encontraban las vías, solicitó realizar una nueva visita a las entrañas de la línea 12 para conocer el estado de varios tramos donde está limitada la velocidad a 25 Km/h.

DOSIS DE CEMENTO

El consejero delegado de Metro ha señalado que en estos trabajos técnicos en Metrosur se van a inyectar dosis de cemento en la plataforma y se van a sustituir 81.759 de placas adheridas que unen la vía, con objetivo de que se pueda incrementar la velocidad comercial y mejorar la capacidad de tránsito de los trenes. Metro considera que el cierre parcial generará un impacto menor en los usuarios porque las labores de mantenimiento nocturnos implican una reducción importante de la velocidad de circulación por seguridad.

Al respecto, el consejero delegado de Metro ha señalado que el periodo elegido para acometer los trabajos presenta una reducción de usuarios respecto a la media total de la línea de hasta el 40 por ciento. Así, se pasa de una media diaria de 115.000 usuarios a unos 70.000 en los meses de verano. Y, a este respecto, ha asegurado que “la seguridad está garantizada”.

Metro Twitter@lentosur12