La muerte de dos menores de Getafe, un niño con parálisis cerebral de 13 años y su hermana de ocho, ha consternado a los vecinos de la ciudad. Este miércoles han llenado la plaza del Ayuntamiento en una concentración donde se han guardado cinco minutos de silencio en señal de duelo por sendas muertes. Un silencio únicamente interrumpido por los aplausos del final.

Mientras tanto y a falta de la autopsia, continúa la investigación policial para esclarecer la muerte de los menores. Aunque la Policía Nacional trabaja en todas las hipótesis, todo apunta a que el padre los asesinó y posteriormente se tiró a las vías del tren en la estación de Getafe Industrial, próxima a la vivienda de la plaza Benjamín Palencia donde residía la familia.

La madre, Raquel, una vecina muy querida en la ciudad por su defensa de los derechos de las personas pluridiscapacitadas en las asociaciones Dedines y Alma, ha pasado toda la noche en dependencias municipales con familiares y atención psicológica, según ha manifestado la alcaldesa de Getafe, Sara Hernández. La primera edil también ha adelantado que en el momento de los hechos, la madre se encontraba preparando un partido benéfico para esta causa y ha pedido a la ciudadanía y medios de comunicación “prudencia” y “respeto” mientras avanza la investigación policial.

En la concentración por el luto oficial decretado han estado presentes, además de una gran parte de los getafenses, el resto de miembros de la Corporación municipal, grupos políticos y representantes de las asociaciones vecinales. Además y de forma espontánea, al final de este acto se ha producido otra concentración ciudadana a las puertas del colegio Escolapios, donde Raquel ejercía de profesora.