Si un día normal en Renfe Cercanías Madrid ya es per se calamitoso, cuando los maquinistas se van a la huelga la situación deriva en catastrófica. Y así ha arrancado el mes de octubre en el organismo dependiente del Ministerio de Fomento, coincidiendo con la segunda jornada de paros del sindicato SEMAF.

A pesar de que Cercanías había decretado “servicios mínimos del 75% en hora punta y del 50% el resto del día para garantizar la movilidad de los ciudadanos”, el caos ha reinado en la mañana de este 1 de octubre. Sobre todo en Atocha, donde los andenes han rebosado de gente, agolpada a las puertas del tren, con riesgo de aplastamiento y avalancha incluso.

La sensación de pagar a precio de oro un servicio paupérrimo y tercermundista cobra sentido en jornadas como hoy. Y es que las demoras de los trenes se han hecho especialmente visibles en las líneas 2, 3, 4 y 5, provocando que muchos trabajadores hayan llegado tarde a sus centros.

Aunque mañana sábado y el domingo la situación volverá a la “normalidad”, la huelga de SEMAF y la pésima gestión de Renfe se hará de nuevo notar los días 4, 5, 8, 9 11 y 12 de octubre, en pleno puente de El Pilar.