Sara Hernández Getafe

12 de agosto. Sube la luz, las temperaturas y el gasto político en Getafe. La polémica (con agosticidad y alevosía) está servida, y con razón.

Y es que el pasado 4 de agosto, la Junta de Gobierno local del Ayuntamiento de Getafe aprobó modificar la Relación de Puestos de Trabajo (RPT), amortizando la plaza de un consejero adjunto de Mantenimiento, para crear otra plaza de consejero adjunto de Comunicación, adscrita a la Alcaldía que dirige la socialista Sara Hernández. Un puesto por el que el ‘agraciado’ (aún por conocer) cobrará de los vecinos getafenses 62.000 euros brutos anuales.

Desde el PP de Getafe han saltado como un resorte, acusando a la regidora de “recortar recursos en los Servicios Sociales municipales dirigidos a los vecinos más vulnerables, mientras contrata a un nuevo asesor a dedo a su servicio, con sueldo de 62.000 euros”.

De hecho el portavoz local del PP, Carlos Pereira, no ha dudado en equiparar a Sara Hernández con Pedro Sánchez, recordando que “en pandemia incrementó el gasto político en 600.000 euros en subidas de sueldo a sus concejales y más asesores a su servicios”.

A estas críticas se han sumado también desde VOX Getafe, calificando de “dedo mágico” el puesto creado con la modificación de la RPT. Una plaza “que pagarán los vecinos de Getafe”.