Agentes de la Policía Local de Alcorcón clausuraban este fin de semana una fiesta en la discoteca Cuore, situada en la calle Escolares, en la que se encontraban 95 menores a los que se vendían bebidas alcohólicas.

Los hechos ocurrieron sobre las 2 de la madrugada del sábado 5 de mayo, cuando la Policía Local inspeccionaba el local por sospechas de la presencia de menores en su interior. El registro de la discoteca desvelaba que dentro de la misma se encontraban casi un centenar de chicos y chicas que no llegaban a la edad legal necesaria para entrar ni para consumir alcohol.

Además, los organizadores de la fiesta habían pensando en todo con una “atractiva oferta” como la venta de entradas con dos consumiciones alcohólicas por solo 6 euros, que los menores podían comprar sin que se verificara su edad en ningún momento.

“En Alcorcón tenemos una máxima constante que es la tolerancia cero contra la venta y consumo de drogas y, por supuesto, también contra la venta de bebidas alcohólicas a menores. Los agentes han clausurado distintos locales por este motivo a los que además, se les ha interpuesto fuertes sanciones económicas”, ha dicho el alcalde de Alcorcón, David Pérez, a raíz de esta actuación policial.

SIN PLAN DE EMERGENCIAS

El trabajo de los agentes de Policía Municipal sirvió además para detectar que la discoteca carecía del obligatorio Plan de Emergencias en vigor. El responsable del local se enfrenta al cierre del establecimiento y a multas económicas que pueden llegar a los 250.000 euros por infringir la Ley de Espectáculos Públicos y Actividades Recreativas de la Comunidad de Madrid, (LEPAR).