Javier Ayala y Juan Lobato encaran la recta final de cara a las primarias del 23 octubre, donde 13.000 militantes del PSOE madrileño eligen a su futuro líder. El alcalde de Fuenlabrada presenta una proyecto “feminista” y “nítidamente de izquierdas” frente a un continuista Lobato, más afín a Ferraz.

Este miércoles, ambos candidatos mantuvieron el único debate permitido por la gestora del partido, en la sede ubicada en la calle del Buen Suceso en Madrid. Allí, Ayala reprochó a Lobato hablar del cambio de paradigma del partido, tras haber ido de número cuatro en las listas del candidato Ángel Gabilondo el pasado 4 de mayo.

Unas listas que criticó el regidor de Fuenlabrada porque se impusieron “en un despacho” y a la militancia “eso no le gusta”. “No podemos volver a cometer estos errores, es el momento de la militancia y de que tengan la opción de votar y elegir el modelo ideológico de futuro”, lanzó.

Por su parte Lobato contrarrestó diciendo que su proyecto va encaminado a perfiles que se dediquen cien por cien a la política autonómica, y un nuevo modelo de región con unos servicios públicos y una protección social que sean un referente a nivel europeo.

TENSIÓN

Uno de los momentos de tensión se produjo cuando Ayala le preguntó a Lobato si era “templado o caliente”. A lo que el portavoz adjunto en la Asamblea le respondió que él es “valiente”, mostrando su carnet de socialista. “Los dos somos socialistas cómo no, pero el socialismo siempre ha tenido dos almas la obrera y la de los notables, y yo soy de los obreros”, cerró Ayala.