El gasto de alquiler del edificio de la calle Italia, propiedad de la empresa pública municipal Aserpinto, ha abierto un contencioso entre el Ejecutivo socialista y Ciudadanos Pinto, que cuestionó abiertamente el elevado desembolso del erario público en un edificio que consideraba vacío.

La respuesta del Gobierno local fue que en la mencionada instalación se ubica Salud Pública y Consumo y se expuso a través de una nota de Prensa que “el Ayuntamiento ha procedido al alquiler del edificio para poder habilitar espacios que permitan una mayor distancia entre puestos de trabajo y el bienestar de los trabajadores municipales, debido a la situación de pandemia actual”.

Además, sostuvieron que “el PSOE de Pinto ha velado y va a velar por la estabilidad presupuestaria de la empresa municipal, porque si no fuese así, y según obliga la ley, habría que privatizar los servicios que ésta presta” y precisaron que “el dinero que se destina al pago del alquiler del edificio sale del fondo de contingencia aprobado en 2014 y que se puso en marcha en 2015”.

Lejos de dar por zanjado el asunto, la portavoz de la formación naranja, Nadia Belaradji, volvía a criticar “que el equipo de Gobierno ingrese directamente 66.000 euros directamente a Aserpinto para reincorporar de forma segura tras el confinamiento domiciliario a los trabajadores municipales. Sorprendentemente”, indicaba, “el edificio de la calle Italia lleva usándose desde 2019 por este Ayuntamiento, sin pagar ningún alquiler, por los departamentos de Salud Pública y Consumo (8 trabajadores en un edificio de cuatro plantas más una recepción). No ha acogido a trabajadores municipales para respetar las distancias de seguridad por la Covid”.