El Ayuntamiento de Madrid ha comenzado a multar desde este martes con el radar de tramo instalado en la A-5 a aquellos conductores que superen la velocidad máxima permitida. Ésta, según ha informado el Consistorio, es de 70 kilómetros por hora.

El radar está situado entre el punto kilométrico 4+000 y 5+750 del Paseo de Extremadura. El área de Medio Ambiente y Movilidad lo ha instalado para “aumentar la seguridad de peatones y conductores y reducir los efectos ocasionados por el ruido del tráfico sobre los edificios cercanos”.

Desde el pasado 15 de febrero se estableció un periodo de aviso que se ha extendido hasta el 15 de abril, durante el cual los excesos de velocidad detectados por el radar de tramo fueron objeto de una comunicación informativa a las personas infractoras, tal y como recoge la ordenanza de Movilidad Sostenible en su artículo 247.

A raíz de su entrada en funcionamiento, la consejera de Transportes, Vivienda e Infraestructuras de la Comunidad de Madrid, Rosalía Gonzalo, ha pedido al Ayuntamiento de Madrid que los retire. A su juicio, supone “una imposibilidad real” para todos aquellos vecinos de la región que quieren acceder a Madrid, que provoca “un incremento en el tiempo de espera para desarrollar su recorrido”.

“Hay dos modelos, el del Ayuntamiento, que solo trata de incrementar el presupuesto y la inversión que tenemos que hacer desde la administración pública y el modelo que tenemos en cuenta en el Gobierno regional que es planificar el transporte público, dar servicio a los ciudadanos y, como siempre, escuchando a los mismos”, ha explicado Gonzalo.

27.712 SUPERACIONES DE VELOCIDAD

Antes de que los radares de la A-5, fuentes del Ayuntamiento de Madrid explicaron que entre el 15 de febrero y el 10 de abril (ambos inclusive) se detectaron 27.712 superaciones de velocidad.