El Ayuntamiento de Arroyomolinos, en colaboración con la Comunidad de Madrid, ha retirado un nuevo vertido de escombros, ladrillos, azulejos y otras obras domiciliarias que se encontraban en el Parque Regional del Guadarrama.

El vertido se encontraba en las proximidades de la vía pecuaria y del arroyo de los Combos, ha detallado este miércoles el Ayuntamiento de Arroyomolinos, que ha recordado que este tipo de acciones conllevan sanciones de entre 602 y 31.000 euros.

“A pesar del confinamiento impuesto por la crisis del coronavirus, hay actuaciones que estaban ya en marcha y que es necesaria su continuidad y por eso no se han paralizado”, explican fuentes municipales.

Las mismas fuentes han insistido en recordar a los vecinos de la importancia que tiene preservar el medio ambiente. También ha pedido a los agentes forestales que intensifiquen la vigilancia de este paraje natural, en coordinación con la Policía Local de Arroyomolinos que ya ha reforzado sus tareas en este enclave.