No pudo ser. Serranillos del Valle ha despedido este fin de semana a su “vecino” más longevo y que ha acompañado al municipio durante 75 años, impertérrito al paso del tiempo en la calle Madrid.

Majestuoso a la entrada de Serranillos, el olmo más querido por los vecinos no ha podido superar la enfermedad que padecía desde 2015. Y eso a pesar del tratamiento al que fue sometido por parte del Ayuntamiento. Finalmente no ha podido resistir y ha tenido que ser talado.

“Desde este Equipo de Gobierno hemos intentado incansablemente su sanado, aplicando desde los dos últimos años un tratamiento contra su enfermedad aún más exhaustivo y severo. Pero lamentablemente su talado ha sido inevitable”, han informado desde el Consistorio.

En este sentido han añadido que “el estado vegetativo del árbol era muy malo, y su estabilidad estructural y la de sus grandes ramajes muy comprometida para la seguridad del municipio. Y por supuesto siempre priorizaremos la seguridad e integridad de nuestros vecinos antes que cualquier cosa”.

Desde el Ayuntamiento de Serranillos del Valle han informado que se procederá a plantar más árboles a lo largo de la localidad.