El Ministerio de Sanidad y las Comunidades Autónomas han acordado finalmente imponer el cierre perimetral por regiones para Semana Santa (del 26 de marzo al 9 de abril) y el Puente de San José (17 y el 21 de marzo). Únicamente se ha opuesto Madrid, que tiene la competencia y potestad en esta materia, en virtud del decreto de Estado de Alarma.

“Es incomprensible que un madrileño no pueda moverse por España, pero sí pueda llegar un turista. Y mientras tanto seguimos sin controles en los aeropuertos”, ha dicho el consejero de Sanidad de la Comunidad de Madrid, Enrique Ruiz Escudero.

Escudero ha confirmado en rueda de prensa que sobre el decreto del Estado de Alarma, la Comunidad de Madrid es quien tiene la competencia en esta materia, y por tanto no va a cerrar perimetralmente la región. 

Junto al viceconsejero de Sanidad, Antonio Zapatero, los responsables de la Sanidad madrileña han puesto el acento en que Madrid tiene unas peculiaridades en cuanto a densidad de población que otras regiones no tienen, por lo que un cierre perimetral de estas características “dispararía los contagios”.

Finalmente no ven sentido a esta medida adoptada en Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud, “puesto que las comunidades autónomas hemos demostrado que podemos atajar la pandemia”. Justo en un momento, además, en el que la incidencia acumulada ha bajado a 226 casos por 100.000 habitantes, en el caso de Madrid.