La música de los ochenta y los noventa retumbará La Nueva Cubierta de Leganés. Snap, Kate Ryan, OBK, Nacho Campillo de Tam Tam Go!, Amistades Peligrosas, Rebeca, Viceversa, DJ Neil, Abel The Kid, Michael Sánchez, Montxo y Paco Pil, como maestro de ceremonias, configuran el cartel de SuperPOP Festival, un evento musical que, el 10 de noviembre, a partir de las 22.00 horas, llega a Leganés con “la intención de quedarse”, pero eso sí, “paso a paso” y “cuidando el producto”, como confiesa a Al Cabo de la Calle el promotor del Festival, Michael Sánchez, que tiene claro el por qué de esta nueva irrupción en el panorama de los festivales nacionales.

“Si bien hay otras eventos con una temática similar, pensamos que faltaba alguno que abarcase una propuesta musical más completa. La elección de los artistas ha sido difícil debido a la gran cantidad de tan buenos y representativos de estas décadas, pero creemos que hemos conseguido un line-up muy equilibrado que abarca todos los estilos: pop, disco, eurodance o electrónica”, reconoce Sánchez, que aventura que “todas las actuaciones irán en progresión musical comenzando con el pop y acabando hasta que el cuerpo aguante a altas horas de la madrugada con la música electrónica remember”.

SONIDO OBK

Y que mejor que hacerlo con grupos de la talla de OBK. A sus espaldas, más de un cuarto de siglo marcando a generaciones con temas como Historias de Amor o El cielo no entiende. Tras la salida en 2012 de Miguel Ángel Arjona, Jordi Sánchez ha seguido al frente de un sueño que lleva 27 años siendo realidad. Un referente en la música electrónica de España que, por supuesto y como no podía ser de otra manera, llega con ganas a este SuperPOP Festival. “Estoy muy feliz de un año tan bonito, con tantos remember de los noventa como este festival. Y muy contento de que tengan a OBK presente”, nos cuenta Jordi en un descanso entre viaje y ensayo.

Este momento de sosiego nos sirve para echar la vista atrás y analizar parte del camino recorrido por OBK hasta este próximo 10 de noviembre en La Nueva Cubierta de Leganés. “Creo que todos los creadores seguimos sintiendo que somos esos chavales de entonces. Obviamente con los años ganas en experiencia, mejoras los tiempos y situaciones. Pero lo importante es mantener esa ilusión y esa pasión del principio”.

Y en esa emoción no faltan tampoco los nervios previos a subirse al escenario, como apunta con una sonrisa el artista nacido en Málaga en 1968. “Aunque suena a tópico, nunca te acabas de creer todo lo que acaba de suceder alrededor. Por muchos discos, canciones, conciertos y actuaciones que hayas dado, esa sensación de vértigo antes de un concierto se sigue teniendo. Creo que es muy bonita esa responsabilidad, porque significa que quieres dar todo lo mejor de ti y que eso sume con el público”.

DESAMOR: “EL MOTOR DE LA VIDA”

Ese público que se va a sumar a la fiesta del SuperPOP Festival en buena parte ha crecido con las historias de amor de OBK. Más que amor…desamor, pues para Jordi esto último “es el motor de la vida a nivel de creaciones”.

“Me considero un artesano que ha intentado dar rienda suelta a los miedos e inquietudes que creo que todos hemos tenido en algún momento. Y, afortunadamente, he tenido la oportunidad de trasladarlo y compartirlo con el público. Sinceramente creo que el desamor en general es lo que nos mueve a componer, buscar el sentido de la vida, de las relaciones de pareja. El desamor siempre es un caldo de cultivo para emocionar. Porque al final el arte es eso: emocionar y plantear esas dudas y miedos que todos tenemos en el día a día. Pero además tengo claro que sirve de terapia. Y ahí creo que la música tiene una fuerza brutal como terapia”.

“Por muchos discos, canciones, conciertos y actuaciones que hayas dado, esa sensación de vértigo antes de un concierto se sigue teniendo”, Jordi Sánchez, de OBK

Tal vez esta haya sido la energía que ha hecho que muchos temas de OBK sean recordados como himnos de libertad. Eso sí, sin ninguna intención de la banda. “Nunca hemos querido hacer himnos y algunas canciones así las ha recogido el público. Creo que porque lo bonito es dar rienda suelta a tu creatividad, a tu manera de ser. Lo más natural es ser tú mismo, para lo bueno o lo malo y obviamente tener el golpe de suerte. Pero lo bonito, te digo, es ser libre. OBK siempre ha sido un grupo muy honesto y muy sincero. Y si hubiésemos hecho lo que otros querían y no lo que queríamos nosotros libremente, OBK no hubiese existido”.

Con esa fluidez acabamos la conversación con Jordi, que augura más de OBK en el futuro, pero “sin forzar” y “en un momento que así lo sienta”.