Todas las multas comunicadas a los infractores de Madrid Central serán cobradas con independencia de que la medida se llegue a anular, tal y como ha informado este martes el delegado de Medio Ambiente y Movilidad, Borja Carabante, quien ha precisado que la cantidad recaudada por el Consistorio es de 1.393.000 euros en concepto de sanciones desde su puesta en marcha.

Además, todas las multas que ya han sido cobradas no serán devueltas. Si bien, una vez decretada la suspensión definitiva, las no comunicadas al ciudadano dejarán de contabilizar.

Todo ello después de que el Tribunal Supremo haya inadmitido el recurso presentado por Ecologistas en Acción, confirmando así la sentencia previa del Tribunal Superior de Justicia de Madrid (TSJM) en la que anulaba la zona de bajas emisiones por defectos formales.

Ahora el Consistorio tiene un plazo de 2 meses para cumplir con esta sentencia. Por eso, el Gobierno municipal está comprometido a “avanzar” en la nueva ordenanza de calidad del aire con el objetivo de que en el mes de julio se respondan las alegaciones y la última semana de este mes se lleva a la comisión de Medio Ambiente y Movilidad.

De no cumplirse con los plazos previstos, teniendo en cuenta que hay más de mil alegaciones, se convocaría un pleno extraordinario en el mes de agosto con el fin de aprobar de forma definitiva esta ordenanza.