Continúa el conflicto laboral en Schenider Electric en Griñón. El pasado jueves 6 de mayo, en la reunión de la trimestral ordinaria que se celebró entre el Comité de Empresa y la dirección, se volvió a exigir a la empresa, la paralización de los dos despidos y la recuperación de trabajo
subcontratado, así como saber el plan de reestructuración de los departamentos de oficinas, que los trabajadores sospechan que puede derivar en despidos.

Pero no hubo acuerdo porque “la empresa está instalada en la intransigencia”, ha denunciado este miércoles CC.OO Unión Comarcal Sur. “No solo se niega a revertir los despidos previstos y la subcontratación, sino que quiere profundizar, aún más, en la externalización de trabajo y en la temporalidad en la contratación de trabajadores”, alertan.

Así insisten en que “se mantienen los despidos al mismo tiempo que se realiza una contratación eventual y se prevén más en el próximo trimestre”. Por lo que “nos vemos obligados a seguir planteando movilizaciones para exigir a la compañía, que garantice el empleo y la carga de trabajo con la recuperación de la producción subcontratada”.

De esta manera, los representantes de los trabajadores han convocado una nueva jornada de huelga para el próximo viernes, 14 de mayo, de 11.00 a 13.00 horas a las puertas de la fábrica, llamando a participar a los 180 integrantes de la plantilla en Griñón.

“No puede ser que una empresa como Schneider Electric, con nueve centros en España, con implantación en más de 100 países y que ha tenido un beneficio neto en el año 2020 de 2.126 millones de euros, el único planteamiento que se proponga para Griñón sea el de los despidos y la precarización de las condiciones laborales”, apuntan desde CC.OO, que auguran más movilizaciones “si no se revierte la situación”.