El CF Fuenlabrada se despide del playoff de ascenso a Primera División de la forma más injusta posible: con un dudoso penalti en el minuto 95, transformado por Beauvue, y que da la victoria al Deportivo de La Coruña por 2-1.

El partido más polémico de nuestra historia reciente empezó bien para los fuenlabreños, que se adelantaron a los diez minutos con gol de Pathé Ciss. Los de José Ramón Sandoval habían acudido a Riazor con solo siete profesionales, el mínimo exigido por la competición. Y fueron mejores que su rival, quienes en una acción grosera y zafia, habían proyectado en el videomarcador: ‘Este partido no es de justicia’, antes del inicio del mismo.

Al ‘Fuenla’ le bastaba el empate para pelear por el ascenso a primera y el Deportivo, ya descendido a Segunda B tras una nefasta campaña, no inquieto a los madrileños en la primera parte.

En la segunda mitad, los coruñeses, con 14 profesionales y 21 jugadores convocados, dieron un paso hacia adelante y aprovecharon que el Fuenlabrada empezó a cansarse para llegar más a portería. De hecho Sabin Merino o Valle estuvieron a punto de poner las tablas en el marcador.

A los de Sandoval les salvó la pausa de hidratación y solo quedaban quince minutos para resistir y lograr el sueño. Pero no pudo ser. Tras un esfuerzo titánico, 18 días después de que toda la plantilla se contagiara de coronavirus, los fuenlabreños no pudieron hacer la machada.

En el minuto 84, Beauvue hizo el primero de los locales tras despeje de Ruvira, y casi diez minutos más tarde, al filo del final del partido, marcó de penalti por una mano dudosa de José Fran y dio el encuentro al Depor, hundido en Segunda B, que lo celebró como si de aquella Champions se tratara y que nunca llegaron a conquistar.

Se acabó este año la gran temporada del ‘Fuenla’, recién ascendido a Segunda y que dio una lección de pundonor, pese a ese penalti “pitado desde Madrid” que para Sandoval no fue. De modo que, finalmente, será el Elche quien juegue los playoff de ascenso a Primera.