España está en Estado de Alarma desde el pasado 14 de marzo, lo que significa restricción de movimientos a toda la ciudadanía salvo casos excepcionales como, por ejemplo, acudir al puesto de trabajo siempre que no se pueda trabajar desde casa.

De ahí que a primera hora de este lunes, 16 de marzo, los trenes de Cercanías Madrid hayan amanecido abarrotados de trabajadores que han acudido a sus puestos por exigencia de sus respectivas empresas, tal y como ha denunciado una inmensa mayoría en los canales oficiales de Renfe.

Una muestra de ello ha sido Atocha, cuyos andenes se encontraban repletos de personas esperando a los trenes que han reducido su frecuencia de paso.

También el interior de los trenes se encontraban llenos de viajeros. Fundamentalmente en líneas como la C-3, C-4 y C.5, que afectan al sur de Madrid. Y especialmente en viajeros de Fuenlabrada, Leganés y Getafe, que han mostrado su malestar en redes sociales.

QUEJAS

“Dirección Atocha desde Valdemoro no se puede respetar la distancia de Seguridad. A ciertas horas no debéis quitar trenes”. “Sois unos sinvergüenzas, acabo de coger el tren de Fuenlabrada dirección Móstoles y vamos como cerdos,media hora esperando, imposible guardar la distancia”.

O por ejemplo otras usuarias del Cercanías decían: “Nos estáis exponiendo, tengo que ir a trabajar por obligación. ¿Para esto hacemos cuarentena en casa?”. ¿¿De qué sirve el Estado de alarma del Gobierno si la gente que no puede teletrabajar tiene que ir como sardinas en el metro o cercanías? Esto es una irresponsabilidad?.

METRO

La situación de caos, en plena propagación del coronavirus, se ha extendido también en el Metro de Madrid. En varias líneas los viajeros han tenido que esperar en los andenes sin guardar las distancias para evitar el contagio.