vox griñón
Presentación de la candidatura de VOX en Griñón (Foto del Facebook del perfil oficial de VOX)

Las pasadas elecciones generales del 28 de abril, VOX fue la fuerza más votada en Griñón. El partido de Santiago Abascal obtuvo 25,63% de apoyos que se traduce en 1.548 votos. Un ascenso fulgurante teniendo en cuenta que las anteriores generales sólo cosechó 28 votos.

Con estos resultados sobre la mesa, el propio alcalde de Griñón, José María Porras, temía perder la Alcaldía frente a la tremenda irrupción de VOX. Sin embargo esos votos de las elecciones generales no se tradujeron en las municipales, pues los de Abascal solo consiguieron 552 votos y la representación de dos concejales: Miguel Ángel Ortega Sánchez (cabeza de lista) y Rebeca Ortego Conesa.

“Han venido de Fuerza Nueva de Parla, falangistas y se han adueñado del partido en Griñón. No nos extraña que nos llamen ultras. Están ahí todos metidos y no hay manera de echarlos”

¿Qué pasó para que VOX perdiera hasta mil votos, en solo un mes, en Griñón? Pues discrepancias y desavenencias internas entre una parte de los afiliados y quienes iban en la lista del partido. Así se desprende de un comunicado que, ocho afiliados del partido -tiene cincuenta actualmente- han hecho público donde denuncian que “ha faltado liderazgo en los primeros puestos de VOX Griñón”.

En declaraciones a Al Cabo de la Calle, estos afiliados señalan que “han venido de Fuerza Nueva de Parla, falangistas y se han adueñado del partido en Griñón. No nos extraña que nos llamen ultras. Están ahí todos metidos y no hay manera de echarlos”.

En este sentido, recuerdan que “denunciamos lo que estaba pasando a la coordinadora de Madrid –María Teresa López– Y no nos han respondido nunca”. Reiterando de nuevo que “Miguel Ángel Ortega (al que acusan de faltar el respeto a una mujer y que renunció a ser cabeza de lista el 16 de mayo, diez días antes de las municipales) se ha hecho con el partido con algunos amigotes”, algo que “no vamos a consentir. Somos la oposición dentro del partido. Queremos algo limpio. No nos hace falta el partido para nada. Tenemos nuestro porvenir resuelto pero no queremos que mangoneen”, y vaticinan que “por este camino el partido va a acabar como Podemos”.

NO DIMITIRÁ

Tras esta denuncia pública, desde este periódico hemos querido saber la versión del líder de VOX en Griñón. Miguel Ángel reconoce que este grupo de afiliados, “que no representan a todo el partido”, estaba “en desacuerdo de cómo se eligen las listas. Que las tienen que hacer el coordinador y vicecoordinador que soy yo. A mi me elige el coordinador. Cuando empieza la campaña, por un comentario que hago yo, que no es mío sino de alguien que me lo ha dicho, una chascarrillo de bar, lo usan para querer quitarme de cabeza de lista”.

Así relata que “me canso y digo que me voy, que hagan lo que les dé la gana -día 16 de mayo en un documento-. Pero VOX Madrid no acepta mi renuncia, se opone a que yo me vaya. He tenido que aguantar que en campaña que me quitarán los carteles y un montón de cosas más. Creo que VOX Madrid tenía que haber sacado un comunicado y se hubiese zanjado todo el tema. Estoy aguantando más por sentimientos que otra cosa. Económicamente no me va. Me va por mis ideales”.

En cuanto al resto de acusaciones, Miguel Ángel Ortega recuerda que “llevo treinta años empadronado y viviendo en Griñón. Porque he tenido un comercio aquí. La instalación eléctrica -es electricista- de muchos edificios de Griñón la he hecho yo”. Y reconoce que perteneció al PP “hace dieciséis años ya. Era un proyecto en el que se integraban todos los partidos independientes. Incluso estaban Porras y María Antonia”.

Por otro lado, apunta que “si nos remontamos a hace 30 o 35 años, qué quieres que te diga, en el panorama político que había, ideológicamente lo más parecido por los sentimientos que defiende VOX ahora puede que sí fuera en su época las juventudes de Fuerza Nueva. Que sí estuve cuando tenía 17 años. Modernizando todo ideológicamente claro, no tiene que ver nada ahora uno y otro” Y deja claro que “jamás he pertenecido a la Falange. Eso es mentira”.

Finalmente, hace hincapié en que “yo soy de VOX, afiliado y no voy a renunciar ni me van a echar. Mi idea es trabajar en la oposición, aprender y que VOX siga creciendo en Griñón, Madrid y España”.

Sobre estos hechos, desde VOX Madrid no han querido hacer ningún tipo de declaración ni contestar a preguntas de Al Cabo de la Calle.