VOX anunciaba este viernes que se presentará como acusación popular en el caso de las amenazas de muerte recibidas por el ministro de Interior, Fernando Grande-Marlaska, el líder de Podemos, Pablo Iglesias, y la directora de la Guardia Civil, María Gámez.

En un mensaje en la cuenta oficial del partido en Twitter, la formación liderada por Santiago Abascal ha adelantado su intención de personarse como acusación popular en el caso para “denunciar estas supuestas amenazas”.

“Queremos que la investigación policial y judicial determine quién o quiénes son los autores de estas cartas”, ha subrayado la formación en el mensaje la citada red social.

En un mitin en Parla, además, tanto Abascal como la candidata de VOX, Rocío Monasterio, insistían en “condenar toda la violencia”, recordando las agresiones sufridas por el partido en Vallecas y otros territorios de España, y reiteraban su posición de que estas amenazas “se investiguen hasta el final”.

Posteriormente a que VOX anunciara que se presentará como acusación particular en el caso, la Cadena SER citaba fuentes policiales diciendo que “los sobres con balas se enviaron desde un buzón de Madrid, que dificulta localizar al autor”.