La Junta de Gobierno del Ayuntamiento de Getafe ha aprobado este miércoles los pliegos que darán paso a la demolición de los antiguos edificios del polideportivo San Isidro, un trámite previsto inicialmente para finales del pasado año y que finalmente se ha demorado varios meses.

Una de las razones de este considerable retraso a la hora de ejecutar los derribos es evitar que esta demolición afecte al festival Cultura Inquieta, que tendrá lugar en las mencionadas instalaciones entre el 22 de junio y el 8 de julio.

Según ha explicado el concejal de Urbanismo, Jorge Rodríguez, “el nuevo polideportivo se construirá por fases priorizando el aparcamiento gratuito para los vecinos y el traslado de la oferta física de adultos, que no cuenta con el suficiente espacio en el centro cívico del barrio”.

Además de la aprobación de los pliegos para ejecutar esta demolición, también está previsto que en las próximas semanas lla Junta de Gobierno apruebe igualmente la redacción del proyecto de las nuevas instalaciones del complejo, que según se especifica desde el equipo de Gobierno contará con todas las indicaciones técnicas y asumirá la obra consensuada en su día con vecinos, AMPAS y asociaciones deportivas de Getafe.

Las actuaciones previstas incluirán varias instalaciones deportivas entre las que destacan una zona de aguas y un pabellón con capacidad para 2.500 espectadores, pero también un aparcamiento público tanto para los usuarios deportivos como para los vecinos del barrio.