pediatria serranillos del valle

Más recortes en la sanidad pública madrileña. La Comunidad de Madrid ha decidido recortar en varias horas (que en total puede llegar a un día) el servicio de Pediatría en el centro de salud de Serranillos del Valle.

Según el Ayuntamiento de la localidad del suroeste de la región, la razón dada por la Consejería de Sanidad es “que no tienen personal, que los facultativos se marchan a las gestiones privadas y que no hay medios suficientes en la Comunidad para contrarrestar estos problemas”.

Dirección Asistencial del Área 10 ha citado al Gobierno de Serranillos a una reunión el próximo 1 de octubre para tratar el asunto. Aún así, el Ejecutivo de Iván Fernández se ha dirigido por carta a la Consejería de Sanidad exigiendo una reunión urgente para abordar una situación que perjudica a las familias de Serranillos del Valle.

“Como administración y por el bien de nuestros vecinos no toleraremos bajo ningún concepto que nos resten servicios públicos, que pagamos con dinero público de cada una de nuestras nóminas e impuestos; y que la competencia corresponde a los gestores de la Comunidad de Madrid”, dicen desde el Consistorio.

Un Ayuntamiento que asegura que de no revertir esta decisión no se quedará de “brazos cruzados”. Y advierte que “tomaremos las medidas de presión necesarias para que esta decisión se revierta, como pueden ser: recogida de firmas, presión mancomunada, concentraciones, manifestaciones, etc”.

URGENCIAS SIN CUBRIR

Al hilo de esta polémica medida tomada desde el miércoles por el Gobierno de Isabel Díaz Ayuso, el Ayuntamiento de Serranillos del Valle ha advertido que las urgencias están sin cubrir. “El pasado martes hubo una urgencia muy importante en el municipio y después de 35 minutos, la ambulancia ni apareció ni nos dieron explicaciones al respecto”.

Además, desde el Ejecutivo municipal vuelven a denunciar el “mal estado” en el que se encuentran las dependencias del centro de salud. Concretamente, techos agrietados y filtraciones en la instalación que pueden acarrear peligro de desprendimiento.