Foto: laliga.es

La mala racha del Getafe andaba hasta ahora un tanto disimulada por los malos resultados de sus rivales más directos y los cuatro puntos de distancia que mantenía sobre la zona de descenso. Sin embargo, este miércoles saltaron todas las alarmas al caer derrotado en su visita a Balaídos (1-0) e imponerse el Huesca al Athletic de Bilbao.

Eso se traduce en que ahora el equipo que marca la frontera del descenso es el Valladolid, que anda a tres puntos del conjunto azulón y que cuenta además con un partido menos, el que disputa este jueves frente al Villarreal, por lo que la situación puede tornarse mucho más crítica para los de Bordalás en caso de que los pucelanos sumen los tres puntos.

La realidad es que el Getafe se ha metido en un lío monumental porque sus resultados en los últimos meses están siendo pésimos. De hecho, tan solo ha sumado 7 de los últimos 33 puntos en juego y ese dato, unido a la crónica falta de gol del equipo (26 goles en 36 jornadas) está acabando por pasar factura en el momento decisivo de la competición.

DERROTA INMERECIDA EN BALAÍDOS

Y eso que ante el Celta no mereció perder de ninguna de las maneras, pero cuando un equipo se encuentra en medio de una adversa deriva como la que atraviesa el conjunto azulón, todo lo que puede ir mal acaba saliendo todavía peor. Nolito hizo el único tanto del encuentro en la primera llegada con peligro del Celta a los dominios de Soria (24′) y el Getafe dilapido varias ocasiones claras de gol a lo largo del encuentro, sobre todo un par de ellas de Ángel (43′ y 57′). Incluso se reclamó un posible penalti por mano de Aidoo en el área celeste, pero ni el colegiado ni el VAR consideraron la acción punible.

“Hemos hecho un grandísimo partido y el resultado es totalmente injusto”, señalaba a la conclusión del encuentro Bordalás, que en cualquier caso, recordaba que “seguimos dependiendo de nosotros y estamos convencido de que lo vamos a conseguir”, en alusión al objetivo de la permanencia.

Para certificarlo le restan tan solo dos encuentros en los que el conjunto azulón se ha quedado prácticamente sin margen para el error. El primero de ellos será este domingo (Coliseum, 18.30 horas) ante el Levante, que viene nada menos que de empatar ante el Barcelona, y el último el domingo 23 a domicilio ante el Granada. Todo o nada en 180 minutos cruciales para el futuro inmediato del Getafe.