Foto: Champions Basketball League

No levanta cabeza cabeza el Montakit Fuenlabrada, que tampoco fue capaz de vencer este martes en casa al Dijon frances y ve desvanecerse sus opciones de clasificación para la siguiente fase de la Champions Basketball League. Los fuenlabreños cayeron por 59-73 en un partido en un partido en el que compitieron hasta el descanso (31-34), pero un estrepitoso parcial de 3-20 en el tercer cuarto finiquitó el duelo (34-54) y provocó que los aficionados exteriorizaran su malestar con el equipo.

Es la sexta derrota consecutiva del Montakit entre Liga Endesa y Champions Basketball y su situación se ha tornado realmente complicada, ya que en la competición doméstica marcha penúltimo y en zona de descenso, mientras que en la continental es ya colista de su grupo y sus opciones de clasificación se han difuminado por completo. Ante el conjunto francés el naufragio fue generalizado y solo cabe reseñar los 13 puntos de Marc García o los 9 puntos y 10 rebotes de Maurice Kemp.

A la conclusión del encuentro Néstor García no ponía paños calientes a la situación y reconocía que “mi equipo ha estado irreconocible. Esto no lo viví nunca la temporada pasada. No se vio nuestro físico ni nuestro despliegue y jugamos fatal el tercer cuarto. Parecía que el balón les pesaba 30 kilos”, subrayaba.

El técnico del conjunto fuenlabreño recordaba que “llevo más de 30 años entrenando y es uno de los peores partidos que recuerdo de toda mi carrera. No tuvimos reacción y desde que llegue aquí no me había pasado esto”, admitía antes de compartir el malestar de los aficionados, “que tienen todo el derecho a decir lo que quieran porque nadie se sentiría contento de ver a su equipo así. No les estamos dando nada”, recalcaba el entrenador argentino, quien considera que el partido de este sábado ante Obradoiro “para nosotros es como si fuera la final de la Copa del Mundo”.