El consejero de Vivienda y Administración Local de la Comunidad de Madrid, David Pérez, y el alcalde de Humanes de Madrid José Antonio Sánchez, han visitado la reforma de la plaza de la Constitución en la ciudad.

Gracias a estas obras han incluido la renovación de todas las redes de saneamiento, abastecimiento y alumbrado público, con la excepción de unas farolas de estilo Fernandino y otras tipo Villa. 

También se ha conservado una fuente antigua en una de las calles adyacentes, mientras que la ornamental que existía se ha sustituido por otra más moderna en la que el agua brota del mismo suelo. Este cambio permite hacer juegos de agua y luz con unos bolardos con tecnología led y unas luminarias habilitadas en el pavimento, de forma que la plaza conjuga modernidad y tradición.

 La inversión ha superado los 545.000 euros, de los que la Comunidad de Madrid ha aportado el 83,3% y el resto ha sido sufragado por el Consistorio

Las actuaciones han incluido también la ejecución de las obras de acondicionamiento y sustitución de pavimentación de las calles aledañas: Francisco Encinas, Santo Domingo y Escalinata de la Iglesia. La inversión ha superado los 545.000 euros, de los que la Comunidad de Madrid ha aportado el 83,3% y el resto ha sido sufragado por el Consistorio.

“La accesibilidad es uno de los principales retos de esta legislatura en el Gobierno madrileño. Todas y cada una de las consejerías tenemos en marcha proyectos para adaptar centros y edificios públicos, reformar plazas y calles de los municipios de la región o cambios en los medios de transporte y sus paradas, para hacer más accesibles y modernos todos los municipios”, ha dicho Pérez.

“Hoy nos hemos reunido en unas circunstancias muy especiales para inaugurar las obras de acondicionamiento de la Plaza de la Constitución. Como alcalde, me hubiera gustado poder celebrarlo con los vecinos, pero la situación sanitaria en la que nos encontramos no lo permite”, ha destacado por su parte el alcalde.

Los dos han resaltado, además, que Humanes de Madrid ha contado con 3,3 millones de euros del PIR 2016/19. En un principio destinó el 20% del presupuesto (717.359) a gasto corriente, pero tras la prórroga del PIR y la crisis generada en las arcas municipales de todos los municipios de la región por la pandemia solicitó otro 25% para poder hacer frente a estos gastos con solvencia.