Los niños menores de 14 años podrán salir a la calle a partir del próximo lunes 27 de abril. Pero solo para acompañar a un adulto con el que conviva, y sea para realizar alguna de las actividades permitidas desde que se decretó el Estado de Alarma.

Esta es la decisión del Gobierno tras el Consejo de Ministros celebrado y así lo ha comunicado la portavoz María Jesús Montero. De esta manera, los menores de 14 podrán ir acompañados de un adulto al supermercado, a la farmacia, al banco, a comprar el pan o el periódico. Esta medida afectará a los 6,9 millones de niños que viven en España con este rango de edad, según los datos del Padrón Continuo publicados por el Instituto Nacional de Estadística.

“Esta decisión de aliviar el confinamiento de los menores se ha adoptado siguiendo las recomendaciones de expertos y haciendo una ponderación del riesgo-beneficio en el momento en que nos encontramos. La mayoría de los niños salvo excepciones concretas han permanecido en sus domicilios estas cinco semanas, la probabilidad de que estén contagiados o puedan transmitir el COVID-19 es realmente baja”, ha dicho Montero.

VECTORES DE CONTAGIO

A pesar de ello, la medida no está exenta de polémica pues, según expertos sanitarios y la propia Organización Mundial de la Salud (OMS), son precisamente los niños los principales vectores de contagio de coronavirus.

Esta cuestión le ha sido planteada a la ministra de Hacienda y portavoz del Ejecutivo, que ha respondido que esta salida de los menores sea “controlada”, es decir, que vayan acompañados de un adulto y que se cumplan “escrupulosamente” todas las recomendaciones de higiene y distancia. Haciendo, finalmente, un llamamiento a la responsabilidad de los padres.

En este sentido, Montero ha dicho que “si se observa que los resultados son negativos, se podrían llegar a retrotraer estas medidas”.

En cualquier caso, la propuesta del Gobierno tendrá que ser aprobada en el Congreso de los Diputados. De salir adelante, desde el lunes, 27 de abril, los menores de 14 años ya podrán salir a la calle para estas tareas.

REACCIONES

Sin embargo, las primeras reacciones políticas a esta idea no han sido muy positivas. Empezando por los socios del Gobierno, como Gabriel Rufián. “Dejar salir a los niños no es dejarles acompañar a sus padres a los recados. Franjas horarias establecidas por edades y zonas de juego habilitadas y controladas para ello”. ha dicho.

También Íñigo Errejón, de Más País, ha critica la propuesta. “El objetivo era que los niños y niñas salieran a la calle y pudieran pasear, no solo a espacios cerrados donde hay más riesgo de contagio. El Gobierno debería rectificar”.

Por su parte, el líder del PP, Pablo Casado, ha recordado que lleva días pidiendo que se deje salir a los menores “pero no para ir con sus padres a establecimientos concurridos y con riesgo de contagio”. Por eso ha pedido al Gobierno “que rectifique y les permita dar paseos cortos por zonas abiertas”.

Finalmente Santiago Abascal, de VOX, considera que “el Gobierno del bulo es también el Gobierno del disparate”. Así apunta que, “los niños, hasta ahora encerrados, podrán ir a los supermercados y trabajos, posibles focos de contagio, pero no podrán corretear unos minutos por un parque al aire libre”. Por lo que a su juicio, el Ejecutivo de Pedro Sánchez “ha perdido cualquier rastro de sentido común”.