El Gobierno de España va a probar este domingo en un Consejo de Ministros extraordinario que los trabajos no esenciales se paralicen del 30 de marzo al 9 de abril, ambos inclusive. De manera que estos trabajadores tendrán que quedarse en casa dos semanas.

“Aprobaremos un permiso retribuido recuperable que se aplicará a los trabajadores de todas las actividades no esenciales, de modo que no tendrán que desplazarse a sus trabajos desde el lunes 30 de marzo hasta el jueves 9 de abril”, ha dicho el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez.

Esto supone que los trabajadores seguirán recibiendo su salario y cuando acabe el Estado de Alarma recuperarán esas horas de manera equilibrada.

“Estamos unidos frente al virus. Es el mayor ejercicio de solidaridad de nuestra historia. Espero que pronto notemos el efecto de este esfuerzo. Pero mientras, todo lo que puedo ofrecer es sacrificio, resistencia y moral de victoria”, ha señalado el presidente.