Plaza de Lima de Madrid

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha sido pitado y abucheado en su primer desfile del Día de la Fiesta Nacional como presidente de España. Los gritos de “elecciones”, “fuera”, “okupa” e incluso algún insulto han protagonizado la llegada de Sánchez a la tribuna de autoridades y también durante la parada militar. En cambio los reyes de España y los militares han sido ovacionados durante todos los actos del 12 de octubre.

Pedro Sánchez ha llegado a la Plaza de Lima de Madrid en su coche oficial poco antes de las 11.00 de este viernes, donde ya le esperaban la ministra de Defensa, Margarita Robles; el presidente de la Comunidad de Madrid, Ángel Garrido; y la alcaldesa de la capital, Manuela Carmena.

Pese a que su llegada no ha sido anunciada por megafonía -al contrario que en anterior desfiles-, el público concentrado alrededor de la tribuna de autoridades ha dedicado numerosos pitos y abucheos al presidente. Críticas que se han vuelto a repetir con mayor intensidad una vez finalizada la parada militar, cuando Sánchez abandonaba el lugar.

En el desfile del 12 de octubre han participado 4.000 militares de los tres Ejércitos y 152 vehículos, además de efectivos de la Guardia Civil, de la Policía Nacional, servicios de Protección Civil de comunidades autónomas y Ayuntamiento de Madrid, y Salvamento Marítimo. El espectáculo aéreo ha sido suspendido por la lluvia.