escuela municipal de danza de pinto

“¡No vamos a perder la magia de la danza en Pinto!”. Así comienza el encabezado de la recogida de firmas que han iniciado padres y madres de alumnos de la Escuela de Danza de Pinto ante el posible cambio de gestión que supondría el fin de la actual directiva que lleva catorce años prestando el servicio.

“Esta directiva, que lleva más de 14 años al cargo de la danza en Pinto, se ha visto en la obligación de renunciar a dicho concurso por las actuales condiciones de los pliegos que son excesivamente exigentes”, dice la petición en change.org que lleva, hasta el momento, más de 1.650 firmas en un solo día.

De esta manera, la iniciativa popular quiere que se escuche antes a los alumnos y “permitan presentarse a cualquier empresa que, sin ser multinacional, pueda dar el servicio de calidad y valía que hemos tenido todo este tiempo”. Un caso muy similar al ya ocurrido con el antiguo Pintogym.

La propia directora de la Escuela Municipal de Danza de Pinto, Elena Travesedo Dasí, ha emitido un comunicado dirigido a los alumnos y progenitores donde explica los motivos por los que ha decidido no presentarse a las bases del concurso para la gestión de la Escuela. Así, Travesedo asegura que “el principal motivo es el cambio de filosofía de la concesión. Filosofía que mantuvieron las anteriores corporaciones y que ahora queda rota desde el momento en que el Ayuntamiento busca beneficios económicos derivados de la concesión”.

La recogida de firmas quiere que se dé voz a los alumnos y “permitan presentarse a cualquier empresa que, sin ser multinacional, pueda dar el servicio de calidad”

En este sentido, la actual directora hasta que el proceso no finalice, pone como ejemplo que con la nueva concesión el Consistorio dejaría de hacerse cargo de los suministros (agua, gas, luz, calefacción) “y de otras cuestiones que suponían mantener las cuotas que pagáis lo más bajas posibles”.

CONCESIÓN AL MEJOR POSTOR

Entrando en detalle, Elena Travesedo denuncia que “ganará la empresa que pague al año mayor canon, siendo el mínimo de 2.706,3 euros”. Algo que para la directora supone “subastar la concesión al mejor postor. Sin valorar la solvencia técnica en absoluto, pues la dirección de la Escuela puede aumirla cualquier profesor que no sea de danza”.

Por otro lado, en su escrito dirigido a los alumnos y padres, también se queja de que con el nuevo proceso hay que “ofrecer mejoras por un valor de 3.000 euros para asegurarse la contratación”.  O, por ejemplo, “pagar el 50% de los suministros sin conocer su cuantía previamente y pagar el mantenimiento del edificio sin limitación”. Algo que a juicio de la directora de la escuela “nunca se ha pedido en otras concesiones de danza por las anteriores Corporaciones”.

El pago del 50% de los suministros, además, también lo realizará la concesionaria en el caso de que el Ayuntamiento utilice la instalación para otras actividades. Lo que ha indignado también a los precursores de la recogida de firmas. Un pago, por otro lado, que también se extiende a los dos festivales de Navidad y fin de curso y los gastos, sin concretar y sin cesión del teatro, a los técnicos y acomodadores.

CONTROL “ABUSIVO” DEL AYUNTAMIENTO

En su exposición de motivos por los que la actual directiva de la Escuela Municipal de Danza de Pinto renuncia a presentarse al concurso, Elena Travesedo alerta que el Ayuntamiento “se adueña de la propiedad intelectual de la empresa, considerando suyos todos los estudios y documentos elaborados en la ejecución del contrato”.

“No puedo arriesgar el sueldo de todo mi equipo, incluido e mío, en una aventura sujeta a las decisiones del Ayuntamiento que no se pueden objetivar”, dice la directora

De esta manera, “el Ayuntamiento controla de manera absoluta la apertura, cierre, horarios, y coste de las actividades, anulando totalmente y de forma abusiva mi gestión empresarial y obligándome a asumir todos los riesgo”.

Por estas razones, la actual directiva se ha visto obligada a renunciar a presentarse al concurso. “No puedo arriesgar el sueldo de todo mi equipo, incluido el mío, en una aventura con costes sin determinar, sujeta a las decisiones del Ayuntamiento que no se pueden objetivar”, dice Travasedo.

Una directora que, tras poner en duda que este proceso sea acorde con la normativa de contratación, da las gracias a todos los que han pasado por la Escuela, “creando un espacio educativo y socio cultural compartido y gratuito para la gente de Pinto que va más allá de pliegos, cuotas, horarios y actividades obligatorias”.

REUNIÓN

Desde el Ayuntamiento, ante estas quejas, han organizado una reunión el jueves 21, a las 19.30 horas en el Salón de Plenos, para explicar el proceso a los familiares y alumnos interesados. Un proceso que “responde exclusivamente a la obligación de la
administración local de cumplir la ley”, dicen fuentes municipales

“La concesión del servicio para la gestión de la Escuela Municipal de Danza contempla el
mantenimiento de las tarifas actuales para los padres y madres de alumnos (con una variación máxima de 30 céntimos) así como la valoración de un 30% de la solvencia técnica del proyecto a la hora de decantar la decisión final”, explican desde el Consistorio, e insisten en que “el canon anual fijado es muy bajo en relación a las instalaciones municipales donde se prestará el servicio (2.706,30 €/año (225,5 €/mes)”.