La Sala de lo Penal del Tribunal Supremo ha confirmado la pena de 21 años de cárcel para un hombre de 72 años por el asesinato de su pareja sentimental de 63 años en su domicilio de Getafe en la madrugada del 1 de agosto de 2017, así como una indemnización de 80.000 euros a la familia de la víctima.

De este modo, ha desestimado el recurso de casación contra la sentencia de 5 de diciembre de 2018 de la Sala Civil y Penal del Tribunal Superior de Justicia de Madrid, que a su vez había desestimado íntegramente el recurso de apelación interpuesto frente a la sentencia del Tribunal del Jurado constituido en el ámbito de la Audiencia Provincial de Madrid, de 9 de julio de 2018 .

La primera sentencia de la Audiencia Provincial de Madrid consideraba probado que el hombre mantuvo una discusión con su pareja en el domicilio familiar y apuñaló a la mujer en la parte posterior de la cabeza con un cuchillo de unos 23 centímetros de hoja y 4 centímetros de ancho.

Seguidamente, el acusado, con el cuchillo y un destornillador de unos 24 centímetros volvió a apuñalar y pinchar repetidas veces a la mujer en el tórax, hombros, brazos, manos, rostro y cuello.

El hombre, que mantenía una relación sentimental con la víctima desde hacía aproximadamente veinte años, se presentó en la Comisaría de Getafe diciendo a los agentes que le detuvieran, “que se le había ido la mano con su compañera y la había matado”.

CINCO PUÑALADAS SEGUIDAS

La sentencia del Tribunal Supremo del pasado 15 de julio señala que hubo “un primer apuñalamiento al comienzo de la agresión, por al menos cinco veces, en la parte posterior de la cabeza, esto es, cuando ella se encontraba de espaldas y que, por consiguiente, el ataque fue alevoso”.

Asimismo, considera que no resulta compatible un supuesto trastorno mental transitorio, “cuyos efectos serían de corta duración, con la mecánica de la agresión, que dada la multitud de puñaladas y golpes efectuados, conforme al informe médico-forense, se tuvo que prolongar por un espacio mínimo de media hora”.