Varios jugadores celebran un gol (Imagen: laliga.es)

La permanencia o el descenso en hora y media. Ese es el panoroma que aguarda este sábado al Alcorcón, que a las 20.30 horas recibe al Deportivo Lugo en un dramático duelo del que depende su continuidad un año más en la categoría de plata. Lo mejor de todo es que su épica victoria del pasado fin de semana en Murcia le permite depender de sí mismo para conseguirlo, ya que un triunfo le garantiza la permanencia independiente de lo que ocurra en otros campos.

También ayuda a priori el hecho de que su rival no se juegue nada en el envite más allá del orgullo profesional, pero aun así la plantilla no se fía lo más mínimo y Pablo Pérez advierte que “nadie quiere perder a estas alturas y sabemos que nosotros debemos salir a morir en casa, con nuestra afición. Nos lo jugamos todo y vamos a luchar por conseguirlo”, recalca el centrocampista.

Apoyo desde luego no va a faltar en las gradas de Santo Domingo, ya que hace días que se agotaron todas las localidades disponibles y se espera el ambiente de las grandes ocasiones. Además, desde el club se han preparado unos prolegómenos muy especiales con actuaciones, sorteos, consumiciones gratuitas y una gran ‘quedada’ para recibir al equipo a su llegada al estadio.

“Tener el premio tan cerca no se lo esperaba nadie hace dos meses”, admite Marko Dmitrovic, “y ahora dependemos de nosotros mismos. Desde el máximo respeto al rival, tenemos que salir dando todo lo que tenemos para sacar estos tres puntos”, subraya el guardameta serbio.