Más de 15 meses -desde el 9 de diciembre de 2017– han tenido que transcurrir para que Alexander Szymanowski vuelva a vestirse de corto en un compromiso con el CD Leganés. No ha sido más que un partidillo amistoso este miércoles ante el Rayo Majadahonda, pero al argentino le ha sabido a gloria porque como él mismo ha reconocido a la conclusión del ensayo, que por cierto ha terminado con 3-2 a favor del conjunto pepinero, “hoy he vuelto a sentirme futbolista”.

La expectación que generaba su regreso a los terrenos de juego, por más que no fuera más que un simple amistoso de entrenamiento, ha convertido a Szymanowski en protagonista ante los medios de comunicación. “Me he sentido bien. Tuve los días previos momentos un poquito delicados porque noté alguna molestia que otra, pero era normal después de tantas semanas entrenando a tanta intensidad”, ha argumentado sin ocultar la trascendencia que para él tenía este partidillo “porque era la primera toma de contacto después de tanto tiempo. Lo importante es que me he encontrado bien y la idea a partir de aquí es ir para arriba”, ha subrayado.

Como era de esperar, las sensaciones previas han sido muy emotivas “porque ya sabía que iba a tener minutos. Hacía mucho tiempo que no vivía un prepartido y tener que ponerme las espinilleras, ver la ropa con mi nombre, mi numero…para mucha gente era un simple entrenamiento pero para mí era un día importante”, ha admitido, “porque he vuelto a sentirme futbolista más allá de si mi ritmo de partido era bueno o malo”.

Lo relevante, ha señalado el argentino, es que “lo de hoy era una prueba para mi en lo personal y cuanta más naturalidad se le dé a esto- en referencia a su vuelta a los terrenos de juego- mucho mejor para todos. Estoy a disposición del entrenador y si él cree en algún momento que puedo ser útil al equipo para sumar voy a estar ahí el primero para darlo todo”.

Después de tantos meses en la grada reconoce que “me he vuelto un aficionado” y asegura que al equipo “lo veo muy bien, muy sólido y muy solvente, aunque en los últimos partidos no hayan acompañado los resultados”. Lo que sí ha hecho ha sido enviar un cariñoso ‘recadito’ a la afición pepinera “porque el otro dia vi Butarque un poco más frío de lo normal. Necesitamos de nuestra gente hasta el último día y confiamos en que no se cansen de animarnos porque son fundamentales”.

Donde no va a hacer falta ningún tipo de motivación es en el ya inminente derbi ante el Getafe “porque sabemos que para el equipo, para nuestra gente y para la ciudad no es un partido más. Es un duelo donde se juega mucha historia e intentaremos estar a la altura para que la gente se vaya contenta”, deseaba.