ESMASA lanza un proyecto piloto para la recogida selectiva de fracción orgánica en el que podrán participar hasta 900 familias de Alcorcón. Las personas interesadas ya pueden inscribirse a través del formulario en la página web: https://esmasalcorcon.com/piloto/.

El proyecto consistirá en la instalación de 12 contenedores con cerradura para la recogida separada de la fracción orgánica en la ciudad. Los contenedores se instalarán en Saramago con Kilimanjaro, Oslo (Opencor), Cerrajón 8, Meloneros con Vicedo, Parque Grande con Cabañero, Plaza Santiago Compostela, Rio Miño (Mercado), Avenida Primero de Mayo con Alfredo Nobel, Alfredo Nobel con Pinos, Polvoranca con Pocillo, Nardos 6 y Carballino 19.

Las familias inscritas recibirán un cubito individual para la recogida separada del residuo orgánico en su hogar, dos llaves para el uso del contenedor asignado y un curso de compostaje para aprender nociones básicas sobre la separación y el reciclaje de este residuo.

“La recogida separada del residuo orgánico y su posterior tratamiento son fundamentales para reducir sustancialmente la cantidad de basura que llevamos a vertedero”, ha dicho el presidente de la empresa pública, Jesús Santos.

“Este proyecto piloto es un paso importante para, posteriormente, incorporar el quinto contenedor en todo el municipio y también para generar un circuito donde el tratamiento del residuo genere un impacto positivo en términos económicos y de sostenibilidad” ha explicado.

ABONO NATURAL

El residuo será posteriormente tratado en una planta de biocompostaje. Además de reducir la cantidad de residuo llevado al vertedero, el tratamiento del residuo orgánico mediante compostaje disminuye las emisiones de CO2 y otros gases de efecto invernadero, así como contribuye a evitar la contaminación de suelos, cauces y acuíferos.

El resultado final es la producción de compost, que sirve de abono natural, presentándose como alternativa al uso de abonos químicos.