Fran Fernández dirigirá este sábado el tercer encuentro de esta segunda etapa al frente del Alcorcón. Y no tiene pinta de ser sencillo, ya que enfrente estará nada menos que el Eibar, segundo en la tabla y que aspira a recuperar cuanto antes la categoría perdida.

“Nos enfrentamos a un rival que tiene muchísimo potencial, pero también tiene alguna debilidad, como todos”, señalaba el técnico almeriense, que pronosticaba “un partido igualado en el que tenemos que tener un acierto máximo porque lo normal es que ellos tengan más ocasiones”.

Pese a la delicadísima coyuntura en la que ha retomado los mandos del conjunto alfarero, Fernández aseguraba en la rueda de Prensa previa al encuentro de Ipurua que “viendo al equipo cómo trabaja y como entrena la victoria va a llegar pronto, y vamos a luchar para que sea en el próximo partido”, ya que “ganar allí sería una subida de moral importante”.

UN EMPATE AGRIDULCE

El Alcorcón llega a la cita tras el empate firmado el pasado fin de semana ante el Amorebieta, un resultado que le dejó “un sabor agridulce porque merecimos ganar, pudimos perder y al final conseguimos un punto valioso frente a un posible rival directo”.

Puesto a esbozar las posibles claves del compromiso frente al Eibar, el técnico del conjunto alfarero exponía “dos factores fundamentales, la defensa de área, que tenemos que mejorarla, y las transiciones ofensivas, en las que ellos son muy fuertes”, advertía.