Todos los diputados de la oposición en la Asamblea de Madrid (Más Madrid, PSOE, VOX y Unidas Podemos) han abandonado el Pleno monográfico sobre contratación de emergencia durante la pandemia, que había solicitado VOX.

Y ello después de que la presidenta de la Cámara regional, Eugenia Carballedo, decidiera expulsar a una diputada del PSOE que se negó a retirar una acusación sobre el hermano de la presidenta de la Comunidad, Isabel Díaz Ayuso.

“Dedíquense ustedes al hermano de la señora Ayuso, que sí que se dedica a ir por los hospitales a sugerir a las unidades de contratación a qué empresa hay que contratar”, ha lanzado la parlamentaria desde el atril, siendo reprochada por Carballedo.

“Esta haciendo alusiones no con palabras amables, sino con palabras muy graves. No se me ocurre nada más en contra de lo que son las reglas de la cortesía parlamentaria. Todos los diputados tenemos el deber, porque así lo mandata el reglamento, de adecuar nuestra conducta a las reglas de la cortesía parlamentaria”, decía Carballedo. La diputada del PSOE se negó a retirarlas y fue expulsada.

En ese momento, todos los grupos de la oposición decidían plantarse y marcharse de la Asamblea.

“ATROPELLO”

Ya en el exterior del hemiciclo, en declaraciones a los periodistas, el portavoz del PSOE, Juan Lobato, ha calificado de “lamentable” lo que ha sucedido, ya que considera que “se ha hurtado la libertad democrática y parlamentaria”.

La portavoz de Unidas Podemos, Carolina Alonso, ha sostenido que han “identificado” que cada vez que se habla “del señor Tomás Ayuso” en el PP “se ponen muy nerviosos”. “Por algo será. Evidentemente la presidenta de la Cámara se ha saltado el reglamento.

La portavoz de Más Madrid, Mónica García, ha tildado de “esperpéntica” la situación que se ha vivido, viendo cómo una presidenta de la Asamblea “coarta la libertad de expresión de una parlamentaria” y “como no le gustaba lo que estaba diciendo, le llama al orden”.

VOX PIDE ACLARACIÓN POR ESCRITO

Por su parte, la portavoz de VOX, Rocío Monasterio, ha comunicado que han registrado un escrito para que les aclaren “cuáles son los límites y la protección que tienen los diputados y la libertad de expresión, para saber si se puede hablar de un proveedor familiar de un diputado o si no” se puede.

“En este Pleno hemos aguantado que se nos llamara nazis, ultraderecha, los 12 apóstoles del odio, que chapoteábamos en la sangre de determinados colectivos y se ha hablado de familiares míos. Aquí nunca la presidenta de la Mesa ha pedido a ese diputado que saliera. Hay una doble vara de medir y pedimos aclaración. Creemos en la libertad de expresión y los parlamentarios tienen que ser respetados. Queremos igualdad de trato”, ha defendido Monasterio.

EL PP RESPALDA A CARBALLEDO

Finalmente, el portavoz del PP, Alfonso Serrano, ha declarado que con lo sucedido se ha visto para qué querían los grupos de la oposición este Pleno. Considera que lo que se ha visto es “lamentable y bochornoso” porque la izquierda, como ha sido “incapaz de poner en cuestión la gestión del Gobierno regional”, ha utilizado las “falsas acusaciones”.

“Hay un momento que hay que decir hasta aquí. Respaldamos la decisión y la actitud de la presidenta de la Asamblea porque se han escuchado palabras muy graves”, ha dicho, para a continuación censurar que se utilice “la inmunidad parlamentaria para hacer acusaciones de delito a personad que no puedan defender”. Para Serrano, este es “el límite” y no entiende como Vox se ha sumado “a este aquelarre”.