En el año 2018, con el PP en el Gobierno de Alcorcón, ESMASA (la empresa pública de limpieza y recogida de residuos, donde se encuentran representados todos los grupos políticos) convocó dos plazas de informador que consisten, por ejemplo, en atender el teléfono cuando un vecino llama para alertar de una incidencia o que se retiren objetos de la vía pública.

Entre los requisitos del concurso estaban los méritos y oposición de los trabajadores y un informe previo de los servicios médicos que indicase que el aspirante era apto con limitaciones. Es decir, que el aspirante tuviese problemas específicos de salud o fuese sensible a riesgos laborales en su puesto de trabajo, ya que una de las plazas estaba reservada a personas con discapacidad.

Se presentaron tres aspirantes. A uno se le otorgó su plaza y otros dos fueron rechazados. Uno de los rechazados, que estaba por entonces de baja pero era parte activa de la empresa, recurrió a los tribunales pues cumplía los requisitos de la convocatoria, ya que tenía por entonces un 11% de discapacidad, tal y como ha revelado a Al Cabo de la Calle.

Una sentencia del Juzgado de lo Social de Móstoles ordena a ESMASA que haga un reconocimiento médico a este trabajador para optar a un puesto de informador, sin embargo la empresa no solo no lo ha hecho por el momento sino que lo ha despedido de forma temporal

Mientras el proceso judicial seguía, en abril se le adaptó una plaza en el punto limpio a la espera de la resolución. El Juzgado de lo Social de Móstoles dio la razón al trabajador en septiembre -con Jesús Santos, líder de Podemos, ya como presidente de ESMASA- y ordenó a la empresa a que le hiciera un reconocimiento médico a los efectos de determinar si era apto con limitaciones, a fin de continuar con el proceso de selección de la plaza de informador que quedaba vacante. Dicho trabajador, ya con una sentencia favorable, remitió varios escritos dirigidos a Santos solicitando la valoración médica previa al acceso del puesto de informador, tal y como reconocía el fallo judicial.

Sin embargo no recibió contestación a ninguna de sus cartas solicitando lo que por justicia le correspondía. Más aún, y según su versión, con la nueva Dirección en ESMASA se le mandó a recoger peso en el camión, algo que no puede hacer por su discapacidad.

Desde ESMASA dicen que el trabajador está de baja y que por eso no ha podido pasar el reconocimiento

“Siempre me han querido fastidiar y no quieren que esté ahí”, relata a este periódico. Y el motivo, aparte de un cambio sindical, es a su juicio que “estuve de baja, eso no se perdona en la empresa y he recibido acoso y destrozos en la taquilla. La inspectora de trabajo fue y eso no le sentó bien a la empresa”, explica.

Agravados sus problemas de salud, el Juzgado de los Social número 5 de Madrid ha declarado su incapacidad temporal durante dos años en los que conserva la plaza en la empresa, como estipula la ley. Y a eso se ha agarrado la empresa para despedirle, por lo que de momento recibe su salario de la Seguridad Social.

“La empresa, con Jesús Santos al frente, no mira por las personas con discapacidad”

“Con dos hijos, un bebé y otro de cuatro años, la mujer en paro, y cobrando la mitad de lo que cobraba en la empresa no llegamos a final de mes. Y todo porque no se han hecho bien las cosas en ESMASA, por rencillas personales. La empresa, con Jesús Santos al frente, no mira por las personas con discapacidad que no son de su cuerda”, se queja amargamente.

RESPUESTA DE ESMASA

Fuentes de la empresa municipal de limpieza consultadas por Al Cabo de la Calle dicen que “la sentencia mentada no le da la plaza sino que le incorpora al proceso de selección. Esto es importante porque hay otros trabajadores que quieren optar al puesto, que es el de informador del turno de mañana”. Sin embargo el trabajador sostiene que solo él opta a dicha plaza.

Desde la empresa, por su parte, mantienen que “el trabajador se encuentra de baja y todavía los médicos no le han dado el alta. Esta es la razón por la que no ha pasado el reconocimiento médico”. Y reiteran las mismas fuentes que “una vez se dé de alta y pase el reconocimiento médico podrá hacer el examen correspondiente”.

DESPIDO

Con todo el trabajador, que no quiere dar a conocer su nombre por miedo a represalias, reprocha a Santos que, mientras Podemos en España elimina la posibilidad de despedir a un empleado cuando esté de baja, no siga este ejemplo en Alcorcón.

En este sentido, desde ESMASA insisten en que “habiéndose reconocido por sentencia la incapacidad permanente total para la profesión habitual con reconocimiento de pensión por incapacidad -el trabajador ejercía de peón-, la empresa debe cursar la baja de la Seguridad Social”.

Con lo cual niegan que se haya producido un despido pese a las afirmaciones de este obrero de limpieza. “El vínculo no está roto por la sentencia está recurrida y se puede estimar el recurso diciendo que no tiene incapacidad permanente total, lo que ocasionaría que le tendríamos que volver a dar de alta”, señala ESMASA, que incide en la “imposibilidad de reubicarle dado que sigue de baja médica”.

ENCUESTA

ALCORCÓN – ¿Cree que la empresa pública de limpieza discrimina a sus trabajadores?