La presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, ha exigido este viernes la dimisión del ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, y ha espetado que “el Gobierno toma a los ciudadanos por imbéciles”.

“Me sorprende que se llame a las manifestaciones, a las calles, a los ciudadanos, por unos hechos que son mentira, probados mentira, y sustentados en una denuncia falsa“, ha señalado tras la reunión bilateral con el presidente de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page, celebrada en el Palacio de Fuensalida.

A su parecer, “el Gobierno de España toma a los ciudadanos por imbéciles. “El ministro del Interior tiene que dimitir. Primero porque Madrid es una región abierta, es una región plural, es una región que respeta los derechos y la libertad de todos los ciudadanos y no se puede consentir la imagen que han intentado trasladar de Madrid en estos días por motivos políticos”, ha manifestado.

Además, ha hecho hincapié en que “si no llega a ser por la actuación de la Policía Nacional, que intentan cuestionar desde el propio Ministerio, ni siquiera conoceríamos la verdad de estos hechos”.

“Yo lo que espero, y voy a trabajar por ello, es que ni homosexuales ni transexuales se dejen colectivizar y sigan siendo ciudadanos libres y sigan eligiendo Madrid como el lugar de apertura y respeto que es hoy”, ha declarado, al tiempo que ha incidido en que no permitirá que “asociaciones, ni colectivos, ni leyes injustas promuevan más divisiones por sexo ni por identidades” en su comunidad.

Asimismo, ha llamado a los ciudadanos a que estén alerta porque “cuando la izquierda va perdiendo el poder, cuando va viendo el final en las urnas, cuando van viendo cómo se están sucediendo las encuestas, vuelven a las calles”.

“Ni utilizar el feminismo, ni el medio ambiente o la sexualidad para dividirnos o para dirigirnos es algo que voy a permitir en Madrid porque este Gobierno así nos lleva al abismo”, ha zanjado.