La presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, ha mostrado este sábado su respaldo a ganadores y agricultores de la región. Señal de ello ha sido la donación de 451.000 plantones de tomates, berenjenas, cebollas a agricultores madrileños.

Esta es solo una de las diez medidas que se encuentran dentro del plan de ayuda al sector, como la promoción de los productos autóctonos o solicitar la reducción del IVA del toro de lidia, del 21 al 4%, ahora que la actividad está parada.

La jefa del Ejecutivo autonómico ha acudido hoy a la finca La Isla, que el Instituto Madrileño de Investigación y Desarrollo Rural, Agrario y Alimentario (IMIDRA) tiene en Arganda del Rey, para reunirse con un grupo de agricultores procedentes de Rivas Vaciamadrid, Villarejo de Salvanés y Quijorna y conocer de primera mano las dificultades con las que se está encontrando el sector. Ha estado acompaña de la consejera de Medio Ambiente, Ordenación del Territorio y Sostenibilidad, Paloma Martín.

“Gracias a su trabajo hemos podido en estos momentos tan difíciles seguir consumiendo artículos de primera necesidad en el supermercado y han colaborado, de manera desinteresada, en las tareas de fumigación en municipios y entornos de hospitales”, ha dicho Ayuso.

Este plan, que beneficiará a 12.700 agricultores y ganaderos, así como a la industria agroalimentaria madrileña que da empleo directo a más de 20.000 personas, incluye abonar los pagos de la Política Agraria Común (PAC) antes del 30 de junio, así como adelantar el pago de las subvenciones que reciben las seis figuras de calidad diferenciada, como por ejemplo el vino y el aceite.

El objetivo, según el Gobienro regional, es dar liquidez a las familias, profesionales y empresas madrileñas que viven y trabajan en el campo.

PROMOCIÓN DE LOS PRODUCTOS

“Lo más importante es la promoción de los productos autóctonos, el Gobierno está comprometido con acercar la tierra a la mesa y la explotación agraria a cada uno de los restaurantes y cocinas de los madrileños”, ha destacado Díaz Ayuso.

También se impulsarán canales de venta alternativos a los que ahora se encuentran cerrados para dar salida a determinados productos en los que la crisis actual está generando excedentes, como es el caso del cabrito y el cordero. A ello se le suma un servicio de asistencia técnica permanente, tanto telefónica como online, adelantando así una de las medidas contempladas en el Plan Terra, como es el ‘Agrogestor’.

MEDIDAS FISCALES

En esa línea, también se ha incorporado un paquete de medidas económicas y fiscales, mientras esté vigente del estado de alarma, como sufragar las cuotas de la Seguridad Social de autónomos de los meses de marzo y abril, y que ya se pueden solicitar.

Además se ha establecido una moratoria de los impuestos de Sucesiones y Donaciones, Actos Jurídicos Documentados e Impuesto de Transmisiones Patrimoniales, sin que se aplique ningún tipo de recargo o penalización.

TORO DE LIDIA

Por otro lado, la Comunidad de Madrid solicitará una reducción del tipo impositivo del IVA del toro de lidia, del 21 al 4 por ciento, como elemento insustituible del Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad.

Esta petición obedece a que la paralización de los espectáculos taurinos está poniendo en “grave riesgo” la sostenibilidad económica de muchas explotaciones de toro de lidia, amenazando a un rico patrimonio genético y de biodiversidad.

CONTROL DE DAÑOS

Asimismo, la Comunidad de Madrid pidió al Ministerio de Agricultura un marco común para la gestión del control de daños que se están produciendo en las cosechas y en las explotaciones ganaderas provocadas por algunas especies silvestres cinegéticas que irán aumentando mientras dure el estado de alarma.

Pero, “ante la negativa de establecer un marco común de carácter nacional, el Gobierno regional ya trabaja en una orden para el control poblacional de la fauna silvestre”.

Asimismo, la presidenta también ha puesto en valor la solidaridad de este sector por la labor desinteresada que están realizando los agricultores con sus tractores en la desinfección de los municipios de la región, junto con el personal y los tractores del IMIDRA.