Otro de los sectores que se han visto afectados durante el Estado de Alarma ha sido el de los conductores de autobús. Es el caso de los trabajadores de la empresa Avanza Interurbanos, que cubre numerosos trayectos en la zona sur madrileña, por municipios como Getafe, Alcorcón, Leganés, Fuenlabrada, Parla, Pinto, etc. y que denuncian que, en los últimos tiempos, se han incrementado las agresiones que ya venían denunciando con anterioridad, tanto en lo que se refiere al apartado verbal como también en el plano físico.

Miguel Ángel Largo, delegado de Personal de CCOO en la mencionada empresa, ha visitado la redacción de Al Cabo de la Calle para denunciar la grave situación que atraviesan, esgrimir algunas de las razones por las que el problema se ha agudizado y esbozar las posibles soluciones que proponen, para paliar la indefensión que dicen vivir muchos de sus compañeros en los trayectos que realizan a diario.

“Queremos denunciar las agresiones que vienen sufriendo muchos conductores por problemas ya no solo de la imposibilidad de pagar en efectivo” -opción que vuelve a estar en vigor desde finales de la pasada semana- “y la obligatoriedad de las mascarillas, sino también por los bultos que se pretenden subir al autobús en determinadas líneas, las aglomeraciones y ciertos comportamientos que dejan mucho que desear. Al llamar la atención a los usuarios”, precisa, “nos vemos agredidos no solo verbalmente sino también físicamente”.

“Al llamar la atención a los usuarios, nos vemos agredidos no solo verbalmente sino también físicamente”

Aunque desde hace unos días vuelve a estar operativo el pago en efectivo, “el bloqueo del pago con moneda nos ha causado numerosos problemas porque había que validar el título con tarjeta. El problema es que la gente que no llevaba esa tarjeta se veía obligada a comprarla. Pero no a comprar un billete individual, sino a comprar un bono mínimo de 10 viajes, e incluso había municipios ya de la provincia de Toledo donde los usuarios se veían obligados a pagar un abono mensual de más de 100 euros”, recuerda Largo a la hora de señalar una de las principales causas de las protestas de los viajeros.

LAS LÍNEAS QUE MÁS INCIDENTES REGISTRAN

Respecto a las líneas que más incidentes vienen registrando, enumera “la de Castilla La Mancha, la de Perales del Río y la 441 (Sector 3-Elíptica) desde que se suprimió uno de los servicios que prestaba. Y luego están también las líneas que pasan por los rastros por el tema de los carros de la compra”, especifica antes de denunciar que “en los últimos 30 días van registradas cuatro denuncias por agresión y algún compañero todavía sigue de baja”.

“Las agresiones ya estaban”, insiste el delegado de Personal, “pero durante el Estado de Alarma se han agravado. Ha habido puñetazos, ha habido robos y eso hay que evitarlo sí o sí. Así lo entendió el inspector laboral, que dio a la empresa un plazo de tres meses para instalar las mamparas, pero ese plazo se cumplió en enero”, recuerda.

Así subraya que “cada mampara tiene un coste elevado y son muchos autobuses. Es un desembolso bastante importante para la empresa, pero entonces qué tenemos que hacer, ¿esperar a que apuñalen a algún compañero? Hasta que no ocurra algo serio…”

“Las agresiones ya estaban, pero durante el Estado de Alarma se han agravado. Ha habido puñetazos, ha habido robos y eso hay que evitarlo sí o sí”

La prioridad de los conductores, insiste su representante, es la instalación de mamparas de seguridad, máxime después de que el inspector instara a la empresa a instalarlas, “pero de momento no lo ha hecho y lo que está haciendo es presentar alegaciones para evitar esos costes”.

“Lo único que sí están poniendo”, apunta, “son unas pantallas de protección ante el Covid, pero frente a una agresión no valen e incluso a veces nos producen una serie de reflejos que dificultan la conducción poniendo en peligro tanto a los usuarios de la vía como a los propios viajeros”.

Miguel Ángel Largo, durante su visita a la redacción de Al Cabo de la Calle

SISTEMA DE PAGO ALTERNATIVO

También recomiendan “instalar un sistema de pago alternativo por tarjeta. Ya se ha implantado en la EMT, pero aquí vamos con retraso y la empresa dice que mientras el Consorcio no se pronuncie, ellos no van a optar por ese sistema de pago. Sería una alternativa que evitaría muchos de los altercados que se están produciendo”.

Entre otros el ocurrido hace unos días, cuando aún estaba bloqueado el pago en efectivo, “de una mujer de 81 años que tenía una cita en el médico y el conductor no le quiso cobrar, pero no es que nosotros no queramos. Había una directriz tanto de la empresa como del Consorcio y teníamos que cumplirla”.

Tampoco oculta el delegado sindical que durante la crisis sanitaria “ha habido gente que ha sido más consciente de la situación, pero también hay gente que se desespera y los nervios están a flor de piel. Nos dicen que hagamos uso de la pedagogía, pero a veces es muy complicado”, admite antes de desvelar que “bajas por estrés y ansiedad suele haber bastantes y a día de hoy tenemos a varios compañeros de baja por esta causa”. No es de extrañar teniendo en cuenta que “hemos llegado a tener una persona con una pistola dentro de un autobús”.