Este viernes, en torno a las 10.00 horas, se celebraba en el Salón de Plenos del Ayuntamiento de la entrega de los certificados de Atención Sociosanitaria a Personas Dependientes en Instituciones.

“En un año tan difícil, habéis conseguido hacer un curso, sacar un certificado de profesionalidad y empezar unas prácticas en breve; estoy seguro de que el año que el año que viene estaréis trabajando; así que ánimo, fuerza y gracias de corazón por vuestro ejemplo”, dijo el alcalde, Diego Ortiz, a la conclusión del mismo. Pero la polémica llegó después.

Y es que el regidor se tomó una fotografía con todos los asistentes al acto, más de una veintena de personas, en un espacio cerrado y sin guardar las distancias de seguridad. Imagen que difundió el Ayuntamiento en sus redes sociales y por las que empezaron a arreciar las críticas.

De hecho el propio Consistorio acabó por borrarla y en su comunicado facilitaba otra donde solo se veían a cuatro personas, el alcalde incluido, y con la distancia de 1,5 metros establecida por la legislación vigente.

Desde el ámbito político, el PP ha calificado de “irresponsable” a Ortiz, recordando que “en Pinto están cerrados para evitar la Covid-19 el Centro Santa Rosa de Lima, la biblioteca, salas de estudios, atención presencial en el Ayuntamiento… Pero el alcalde junta en un sitio cerrado a más de 20 personas para hacerse una foto”.