El pasado martes, Ecologistas en Acción de Pinto denunció la existencia de un “enorme vertedero incontrolado que acumula una grandísima cantidad residuos”, entre ellos placas de amianto, en el casco urbano y a solo 200 metros de viviendas.

La concejala de Medio Ambiente, Flor Reguilón, ha aclarado que no se trata en sentido estricto de un vertido ilegal, sino del derrumbe de una edificación en una instalación privada. En este sentido, ha señalado que el Ayuntamiento de Pinto ha actuado con “la celeridad y coordinación necesaria” y ya ha solicitado a los propietarios de la nave industrial en la que se acumulan los residuos la limpieza y retirada de los mismos “en el plazo improrrogable de 15 días”.

En caso contrario, señala la edil, “el Gobierno municipal dará inicio al procedimiento de ejecución subsidiaria forzosa a su costa y se abrirán expedientes sancionadores”.

Reguilón ha agradecido a la asociación ecologista su denuncia y ha apelado a la concienciación ciudadana, para evitar estos comportamientos y denunciarlos en caso de tener constancia de ellos, ya que “conseguir un Pinto sostenible y respetuoso con el medio ambiente y el entorno es tarea de todos”