Iglesias y Montero (Agencia EFE)

Así es actualmente el Gobierno de España, pero sin gracia. Un galimatías tras otro en el Consejo de Gobierno, donde un día es ‘a’, al otro ‘z’ o ‘p’ y vuelta a la ‘a’, que ahora es ‘b’. Muchas posturas en un Consejo, todas apelotonadas y sin sentido alguno.

Por ejemplo, con la Monarquía. Desde el PSOE dicen no cuestionarla, al menos de puertas para afuera. Es más, la apoyan. En cambio su socio de Gobierno, Unidas Podemos, aprovecha la regularización fiscal del Rey Emérito Juan Carlos, para socavar la institución, y hablar de República, olvidándose que el fundador podemita, Juan Carlos Monedero, utilizó esta figura fiscal en el pasado, para paliar sus líos con el Fisco. Se ve que la coherencia no es un atributo de la neurona de Podemos. Esto nos deja la insólita realidad de un Gobierno dividido respecto a la Jefatura del Estado. Mal vamos por ahí.

Ahora también con el Salario Mínimo Interprofesional, que Podemos quiere subir a tontas y a locas, mientras Hacienda le para los pies. La ministra del ramo, María Jesús Montero, espetándole a Iglesias “no seas cabezón”, lo dice todo. También la inmigración en Canarias se suma a este despelote de Ejecutivo. Y aquí, ya hablaremos otro día del inefable Marlaska, que ayer dio la espantada en el Congreso, para no abordar este tema.