Foto: Ayto Getafe

El 101º Campeonato de España de Atletismo al aire libre celebrado en el polideportivo Juan de la Cierva de Getafe, ultima gran competición antes de los Juegos Olímpicos, echó este domingo el cierre con un aluvión de mejores marcas personales y un excelente nivel competitivo en líneas generales que ha venido a certificar el buen estado de forma con el que muchos de nuestros atletas llegarán a Tokyo.

En el lado negativo, que también lo hubo, el intenso viento reinante en determinados momentos de la competición que afectó al desarrollo de determinadas pruebas, y sobre todo la dureza de la pista, que provocó no pocos resbalones al no clavar bien los tacos y desembocó en la retirada y las críticas de varios atletas.

De cualquier forma, y pese a las dificultades que entraña organizar un evento de este calado en plena pandemia y sin la asistencia de público, lo cierto es que los deportistas dieron la talla y brillaron hasta el último momento de los tres días de competición.

El broche de oro lo pusieron en la jornada vespertina del domingo dos mujeres, María Vicente y Ana Peleteiro. La primera consiguió un estratosférico registro de 23:03 en los 200 metros, récord de los Campeonatos de España y mejor marca española de categoría sub-23. La segunda, por su parte, aprovechó su sexto y último salto para irse hasta los 14,61 metros y establecer la mejor marca española del año.

No faltó tampoco una buena dosis de emoción en los 800 masculinos, que se saldaron con el triunfo final de Adríán Ben (1:47:07) por delante de Saúl Ordóñez y Pablo Sánchez-Valladares

Por la mañana, el gran protagonista había sido Orlando Ortega, que después de cuatro meses sin competir debido a una lesión en su pie izquierdo, regresó a lo grande conquistando el título nacional de 110 vallas tras un emocionantísimo duelo con Asier Martínez que decantó de su lado por una sola centésima, 13:30 por por 13:31. Sus magníficas prestaciones auguran otro buen papel en la cita olímpica.

Tampoco defraudó la prueba de 400 metros, con cuatro atletas por debajo de 46 segundos y triunfo final para Óscar Husillos (45:37).

RECORDS DESDE LA PRIMERA JORNADA

Y es que la competición desprendió buenas sensaciones a nivel competitivo ya desde el viernes, cuando se consiguieron dos records de los Campeonatos, el primero de ellos por cuenta de Laura Redondo, que consiguió enviar el martillo a una distancia de 69,96 metros.

El segundo lo firmó Irene Sánchez-Escribano en una magnífica prueba de 3.000 obstáculos. Lanzó el ataque definitivo a falta de 600 metros y se impuso con un registro de 9:33:62 por delante de Carolina Robles y Blanca Fernández.

Ya en la segunda jornada, María Pérez y Javier Cienfuegos fueron los protagonistas de la sesión matinal. María estuvo imperial en los 10 kilómetros marcha (43:42:01), en los que la getafense Lidia Sánchez-Puebla obtuvo una destacada sexta posición, y Javier conquistó su undécimo título nacional de martillo con un mejor lanzamiento de 76,01.

Ya por la tarde, Leticia Ortiz convulsionó la longitud femenina al realizar un salto de 6,59 metros, marca personal y mejor registro nacional del año. Belén Toimil, por su parte, pulverizó el récord de España de lanzamiento de peso al aire libre al enviar la bola a 18,52 metros.

RAÚL CHAPADO: “HA SIDO UN CAMPEONATO HISTÓRICO”

El presidente de la Real Federación Española de Atletismo (RFEA), Raúl Chapado, hacía balance a la conclusión del Campeonato y señalaba que “ha sido complicado, pero la gente ha puesto lo mejor de sí para que saliera todo bien: la organización, los voluntarios, el Ayuntamiento de Getafe, el equipo de la Federación, todos se han matado para sacar esto adelante, pero sobre todo los atletas”.

Chapado subrayaba que “ha sido una fiesta del atletismo ver competir con esa valentía, esa determinación y esos magníficos resultados”, indicaba antes de remarcar que “ha sido un campeonato histórico porque no sé las marcas personales que se han batido, y tenemos unas buenas perspectivas de cara a Tokyo. Estoy muy satisfecho, pero sobre todo muy agradecido”, apostillaba, “porque tenemos que sentirnos muy orgullosos de haber sacado esto adelante”.

CRÍTICAS POR EL ESTADO DE LAS PISTAS

Tampoco ha faltado la polémica durante el desarrollo de este Campeonato de España y ha tenido que ver con el mal estado de la pista de atletismo. O más bien con la extremada dureza del tartán, lo que complicaba el agarre de los tacos de las zapatillas.

El caso más ilustrativo se produjo en la final de 3.000 obstáculos, en la que participantes como Dani Arce o Jorge Blanco se vieron obligados a retirarse por los continuos resbalones y el riesgo que eso suponía para su integridad física. Blanco llagó a asegurar a través de sus redes sociales que “correr obstáculos en esa pista era jugarse la vida con cualquier modelo de zapatillas. No puede ser que el estado del tartán esté tan deteriorado, y más

Foto: Ayto Getafe

siendo un Campeonato de España”.

También Mohamed Katir, subcampeón de 5.000 metros, mostraba su malestar al admitir que “he estado a punto de retirarme porque estaba poniendo en riesgo mi sueño, el de los Juegos Olímpicos, con una pista en estas condiciones. Intentar ir rápido era muy peligroso”, comentaba.

Desde la oposición municipal en el Ayuntamiento de Getafe, el PP se hacía eco de estas críticas y denunciaba que “supone un auténtico bochorno para los vecinos de Getafe que nuestra ciudad sea señalada por el lamentable estado de las instalaciones deportivas, en este caso en un evento tan importante como el Campeonato de España de Atletismo”.

“Esto”, añaden los populares, “ha puesto en peligro la integridad de los deportistas y su futura participación en los Juegos Olímpicos, como han manifestado públicamente algunos de ellos”.

Conviene recordar, además, que ser sede de este evento no ha resultado precisamente barato para el Ayuntamiento de Getafe, que ha tenido que desembolsar 170.000 euros a la Federación según se recoge en el punto 5 de la Junta de Gobierno celebrada el pasado día 23 de junio