Sotillos celebra el tanto del triunfo frente al CD Leganés (foto: laliga.es)

Es lo que tienen los derbis, que sus consecuencias suelen ser mucho más exageradas que las de cualquier otro envite. Ya sea para bien o para mal. Es el caso del duelo entre vecinos del sur de Madrid que disputaron este domingo el CF Fuenlabrada y el CD Leganés, Se decantó del lado local en el último minuto tras una acción a balón parado resuelta en última instancia por Sotillos (2-1).

Hasta ese momento, las alternativas habían prevalecido sobre el césped del Fernando Torres, que acogía por vez primera en Segunda división este duelo de máxima rivalidad vecinal entre fuenlabreños y pepineros con un ambiente excepcional, aderezado con la presencia de más de 300 seguidores visitantes en las gradas. Pero como decíamos, el agónico desenlace favoreció a los locales, que igualaron primero el gol inicial de Fede Vico (5′) con un tanto en propia puerta de Bruno (15′) y salieron triunfantes del intercambio de golpes en el último suspiro.

LOS FUENLABREÑOS, A UN PUNTO DE LA ZONA DE PLAYOFF

Resulta llamativo que un combate futbolístico tan intenso se resolviese por un detalle final, pero son cosas del fútbol y las secuelas del postrero gol de Sotillos han dibujado efectos radicalmente opuestos. El Fuenlabrada sale decididamente reforzado de su segundo triunfo consecutivo al amparo de su hinchada, que le permite alcanzar los 13 puntos después de 9 jornadas disputadas y situarse a tan solo uno de la zona de playoff.

“Un derbi siempre es un derbi. Es cierto que son tres puntos, pero juegas por el orgullo de tu gente, de tu afición, y lo de nuestra afición en este partido ha sido brutal”, subrayaba el técnico de los fuenlabreños, José Luis Oltra, “porque nos han llevado en volandas. El equipo que había enfrente era un equipazo, pero hemos puesto una enorme intensidad para que nuestra gente se fuera orgullosa”.

El papel protagonista se lo adjudicó Alejandro Sotillos con el tanto que decidió el choque y el joven zaguero madrileño no ocultaba su satisfacción “porque sabíamos que era un partido especial para la gente que ha venido a vernos al estadio y qué mejor que conseguir la victoria para ellos, que se la han merecido porque han estado espectaculares. El partido del equipo ha sido soberbio”, afirmaba a la par que mostraba su perfil más ambicioso al sostener que “ahora hay que ir a por más. Hemos tenido un buen resultado en casa y es el momento de dar un pasito adelante”.

UN PUNTO SOBRE LOS PUESTOS DE DESCENSO

Todo lo contrario ocurría en las filas del CD Leganés, que veía quebrada su racha de tres encuentros consecutivos sin conocer la derrota y vuelve a meterse en serios problemas clasificatorios, ya que ha cerrado la novena jornada en la 18ª plaza, con 9 puntos en su casillero y solo uno de ventaja sobre la zona de descenso.

“Estoy preocupado porque veníamos de una buena línea”, admitía el técnico de los blanquiazules, Asier Garitano, quien opinaba que “el partido no ha sido malo, pero al final te quedas con el resultado, con la última jugada, y cuando pierdes en el minuto 90 todo parece un desastre”.

Garitano no escondía su inquietud por la fragilidad de su equipo en las acciones a balón parado. “Me hubiera gustado ganar los duelos, ya que es un balón dentro del área donde hay una disputa y las consecuencias ya se ven”, indicaba antes de recordar que “estamos en la jornada nueve en una situación peligrosa, ya que si pierdes estás en descenso. Por eso hay que saber en qué situación estamos y analizar las cosas”, proponía.