Foto: laliga.es

El CD Leganés disputará por vez primera en su historia el playoff de ascenso a la máxima categoría. Y lo hará gracias a su triunfo de este lunes ante el Málaga, una victoria que concretó Rober Ibáñez en el minuto 87 con un tanto que clasifica matemáticamente al conjunto pepinero entre los seis primeros y le permite, además, depender de sí mismo en la última jornada de la liga regular para acabar tercero y tener ventaja en los cruces.

Fue un partido bastante equilibrado en su primera mitad y que el Leganés decantó de su lado en la segunda, llegando a disponer de varias ocasiones claras desbaratadas en última instancia por el exblanquiazul Juan Soriano. Sin embargo, la resolución del encuentro llegaría a través de una internada de Jonathan Silva por la izquierda y un buen centro rematado en el primer palo por Rober Ibáñez.

Sin ofrecer grandes alardes en la parcela atacante, el equipo pepinero sí llega al tramo decisivo de la competición con una enorme solidez defensiva. Acumula siete jornadas consecutivas sin perder (tres triunfos y cuatro empates) y las tres últimas sin recibir un solo gol. Ahora el reto es ganar este domingo en Zaragoza (21.00 horas) y certificar la tercera plaza, ya que la igualdad es máxima y tanto Girona -el equipo sin duda más en forma de la competición- como Almería andan al acecho igualados a puntos.

“El que se crea que no se va a sufrir es que no tiene idea de lo que es el Leganés. Aquí las cosas se consiguen así, peleando hasta el final. Esto es el Lega”, recalcaba Garitano a la conclusión del encuentro a sabiendas de lo que les espera en la lucha por recuperar la categoría perdida hace un año.