El obispo de Getafe, Ginés García Beltrán, ha asegurado, sobre el inicio del trámite de aprobación de la nueva Ley de Educación en el Congreso de los Diputados, que “negar hoy la educación religiosa a los niños y jóvenes es un hecho trasnochado”.

César Ginés ha manifestado, en un escrito titulado ‘¿Una Ley de Educación en tiempos del Coronavirus?, que no sabe si “es el momento más apropiado para legislar sobre un tema tan importante como la educación, un tema que, desgraciadamente, en España ha sido en los últimos tiempos tema de debate y disenso”.

Según el obispo de Getafe, los padres son quienes en primer lugar tienen el derecho y la obligación de procurar la educación a los hijos, “que en conciencia crean que han de darles, y lo hacen en casa y fuera de ella, mientras que las otras instancias sociales también tienen esa obligación, pero siempre en subsidiariedad con respecto a los padres”. “Pretender sustituir a los padres en esta tarea no es propio de un Estado, y menos de un Estado democrático”, ha apostillado.

PIDE RESPECTO AL DERECHO DE ELEGIR LA EDUCACIÓN PARA LOS HIJOS

En su opinión, el Estado “ha de proteger y apoyar las iniciativas sociales que contribuyen al bien de la persona y al bien común, ya que no se entiende que los colegios de iniciativa social o concertados no puedan tener las mismas posibilidades que los llamados públicos, cuando así lo quieren sus padres por las razones que sean, pues todos son ciudadanos y a todos hay que respetar el derecho de elegir la educación para sus hijos”.

Asimismo, ha señalado que para los creyentes la educación religiosa “es una necesidad básica y para los no creyentes respetar esta opción libre de los que lo somos, una exigencia de la libertad, de la justicia, y del respeto al otro”.

Por ello, considera que esta ley “que se pretende aprobar en un tiempo como este, sin diálogo ni consenso no es una buena noticia, ni nace con vocación de futuro, siendo una pena que España inaugure una ley nueva de educación cada vez que hay un cambio de gobierno”.

“Nos merecemos algo más, nos merecemos una ley de educación que nos ofrezca un hombre y una sociedad mejores“, ha concluido el obispo de Getafe.