La ministra de Sanidad, Carolina Darias, anunciaba este lunes, 15 de marzo, que España suspende durante dos semanas la vacunación contra el coronavirus usando las dosis de Astra Zeneca. “Hemos decidido suspender de manera cautelar la administración de la vacuna hasta que el comité de riesgos de la Agencia del Europea del Medicamento analice los eventos trombóticos de los últimos días”, decía Darias, tras la reunión urgente del Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud (CISNS).

Esta decisión ya ha sido adoptada por Francia, Alemania, Iralia, Austria, Dinamarca, Estonia, Lituana, Noruega, Islandia, Tailandia e Irlanda. Además, comunidades autónomas como Cataluña, Castilla y León, Canarias, Comunidad Valenciana, Asturias y Andalucía han suspendido cautelarmente también la inoculación de esta vacuna.

Actualmente, la Agencia Europea del Medicamento (EMA, por sus siglas en inglés), que se va a volver a reunir este martes, está estudiando los eventos trombóticos notificados, si bien ha señalado que, por el momento, no hay indicios de que la vacunación haya causado estas afecciones, “que no figuran como efectos secundarios de esta vacuna”

La Organización Mundial de la Salud (OMS) también insiste en que “los informes disponibles hasta ahora no establecen una relación directa con los trombos”.