La Federación Española de Municipios y Provincias (FEMP) ha votado este lunes a favor de la propuesta del Ministerio de Hacienda, de que el Gobierno de España pueda usar los superávits y remanentes de Tesorería que durante estos años de ajustes han logrado los ayuntamientos de todo el país.

La aprobación ha sido posible gracias a los votos a favor de los 12 representantes del PSOE en la FEMP y la abstención de Unidas Podemos y el voto de calidad del presidente, Abel Caballero, alcalde socialista de Vigo. Los 12 representantes del PP, Ciudadanos y Juntos por Cataluña han votado en contra.

En concreto, la propuesta incluye una aportación de 5.000 millones de euros (2.000 para este año y 3.000 para el próximo) para los ayuntamientos que pongan a disposición del Ejecutivo central sus remanentes. Asimismo, las diputaciones podrán formalizar préstamos y realizar transferencias finalistas no reintegrables a administraciones locales que se encuentren en una situación económica vulnerable.

Abel Caballero ha detallado que el acuerdo establece la prórroga del sistema del superávit y mantiene las entregas a cuenta. Además, ha indicado que habilita un fondo de transporte de 400 millones de euros y garantiza que “las entidades locales puedan participar en los fondos de recuperación de la Unión Europea (UE)”.