Cómo están ustedes?!!! Una pregunta con la que han crecido miles de generaciones en España vuelve a recorrer Madrid, de la mano del eterno Fofito y el Gran Circo Holiday, que hasta el 23 de enero hará las delicias de grandes y pequeños en la gran carpa instalada en el barrio Lucero de la capital.

El espectáculo cuenta con números aéreos, equilibristas, malabaristas, payasos, trapecistas y un sinfín de sorpresas. Circo de siempre sobre el que el gran Fofito habla en Al Cabo de la Calle. Y antes que nada, como no podía ser de otra manera, le preguntamos la famosa cuestión con la que ha iniciado sus espectáculos. La respuesta es más que evidente. “Pues como siempre me dice a mi el público ¡Bieeeeeeeeen! Muy contento y muy feliz”. Ahora bien, pese al paso del tiempo, cada número parece el primero, y el artista nos reconoce que antes de iniciar el show “siento nervios, pero ya cuando estoy con el público me siento como en casa”.

Números aéreos, equilibristas, malabaristas, payasos, trapaecistas… Y el gran Fofito estarán en Madrid hasta el próximo 23 de enero

Entre el público, personas de todas las edades. Padres, hijos, abuelos, nietos. Quien más quien menos ha crecido con ‘Los payasos de la tele’ y eso sigue siendo hoy una cosa deliciosa. “Aquí en el Circo Holiday nos damos cuenta de que estoy trabajando para tres generaciones. Esos padres que eran los niños de antes, los que eran sus padres que también me veían por la tele y esas dos partes de la familia son las que traen a los pequeñitos que me conocen más por YouTube y porque los mayores les enseñan las canciones. Es una maravilla ver a tres generaciones riéndose y cantando juntos”.

LA RISA COMO TERAPIA

En estos tiempos que corren la risa es más necesaria que nunca, y el circo, una vía de escape. También para Fofito. “Hace mucha falta olvidarse de los problemas por un rato y reír. Es muy sano y nos ayuda a seguir con la dureza cotidiana. Como dice el gran presentador y amigo Andreu Buenafuente: “Reír es la única salida”.

Obviamente los niños de antes no son los de ahora, pese a que la inocencia es innata al ser humano. Y a eso se ha tenido que adaptar. “He tenido que ir adaptándome a los tiempos. Por ejemplo los niños de antes jugaban mucho en la calle y con cualquier cosa pasaban horas entretenidos. Hoy son mucho más inmediatos y más espabilados, gracias a tener todo mucho más accesible con Internet. Hay que ir creciendo con el público para siempre captar el interés y estar actualizado”.

Pese al salto generacional, grandes y pequeños disfrutan de la magia del circo y de ese intangible del directo. “Jugamos con la gran baza de que todo lo que pasa en el circo sucede delante de sus ojos, incluso los fallos que puedan ocurrir. Y ellos, tan acostumbrados a las pantallas, resulta que también quedan encantados con esto. Y por supuesto presentando un espectáculo correcto y emocionante”.

EL CIRCO DE LA TELEVISIÓN

Televisión Española cumple 65 años y su devenir no se entiende sin ‘Los payasos de la tele’. Que la televisión es un circo no cabe duda. Desgraciadamente el espectáculo que ofrece no tiene nada que ver con la risa y la comedia, dos apartados que han quedado relegados a un segundo plano. Sobre todo para el público infantil. Y con la experiencia de alguien como Fofito, queremos saber qué ha pasado para llegar a esta pérdida de inocencia de la televisión pública.

“Pues lo que ha pasado no lo sé, supongo que es más barato comprar enlatados y emitirlos que hacer producción nuestra. Pero sí, la verdad es que la parcela infantil está bastante olvidada por las televisiones y en esos horarios hoy se apuesta por cosas no siempre adecuadas a algunas edades. ¡Es una pregunta que deberías hacerle a los directivos de los canales, no a mi!”, expresa entre risas, antes de animar al gran público a acercarse al Circo Holiday estos días, donde Fofito y los suyos les esperan con los brazos abiertos.