ayuntamiento fuenlabrada

El Pleno del Ayuntamiento de Fuenlabrada ha aprobado definitivamente las ordenanzas fiscales para 2019, las primeras como alcalde de Javier Ayala. La propuesta ha salido adelante con los votos a favor de PSOE y el edil de Convergencia de La Izquierda, Óscar Valero, mientras que Ganar Fuenlabrada, PP y Ciudadanos han votado en contra, coincidiendo los tres grupos en que las reducciones previstas para el próximo año son “electoralistas”.

Y es que las ordenanzas incluyen para el ejercicio de 2019 una reducción del coeficiente municipal del Impuesto de Bienes Inmuebles (IBI) en un 4% en relación a este año, que según el Ejecutivo ahorrará a los vecinos de la ciudad el pago de 1,2 millones de euros que les habría correspondido en caso de no haberse tocado el impuesto.

“Este proyecto de ordenanzas fiscales supone una disminución de la carga fiscal a los vecinos y eso es posible gracias a que el Ayuntamiento se encuentra en una situación financiera saneada”, ha explicado Javier Ayala. La reducción también se traslada de forma moderada al Impuesto de Actividades Económicas y se procede a congelar el resto de tasas.

Desde el PP, el portavoz Sergio López ha dicho que “es mentira que haya progresividad fiscal porque en Fuenlabrada paga igual por el IBI una renta de 20.000 euros que de 100.000 euros”. López además ha tachado la medida de “electoralista” y para “quedar bien en la revista municipal”, recordando que en años anteriores el Gobierno local ha subido impuestos como el IAE.

Por su parte el concejal de Ciudadanos, Ángel Sobrino, ha calificado las reducciones de “irrisorias” y de “tomadura de pelo electoralista”. Sobrino ha recordado que Fuenlabrada tiene el numerito del coche más alto de toda la región, igual que el IAE, y ha acusado al PSOE de “buscar la foto de portada” y de vender “humo electoral”. Por todo ello , Ciudadanos ha votado en contra y ninguna de sus alegaciones ha sido tomada en cuenta.