El concejal de Educación de Fuenlabrada, Isidoro Ortega, ha mantenido una reunión con el viceconsejero de Educación de la Comunidad de Madrid, Amador Sánchez y la directora general de infraestructuras para pedir información acerca del estado de varias obras de afectan a centros educativos del municipio.

En el encuentro, los responsables regionales han confirmado al edil que el nuevo colegio que se construye en el barrio de El Vivero no estará terminado para el inicio del próximo curso. Las obras se prevé que finalicen en el mes de noviembre a lo que el concejal manifestó su desacuerdo.

“Nos dicen que las obras de esta primera fase no estarán listas en septiembre, que finalizarán en noviembre. Por tanto y en vista de que no abrirá sus puertas el curso que viene, les exigimos que lo haga al siguiente (2019-2020) pero en su totalidad, no por fases”, ha dicho Ortega.

El Ayuntamiento cedió a la Comunidad de Madrid hace ya más una década una parcela de 15.000 metros cuadrados para la construcción de este centro. Tras varios años de retrasos e incumplimientos, la Comunidad accedió a construirlo, pero por fases. La primera estaba previsto que concluyera en septiembre, acogiendo a parte de los alumnos. En la actualidad solo existe el colegio Juan de la Cierva en la zona, por lo que los escolares tienen que desplazarse a otros barrios de la ciudad.

AMIANTO

Por otro lado, Ortega ha solicitado la ejecución de trabajos que permitan entre otros, acceder a las cubiertas de los centros con mayores garantías de seguridad para los trabajadores de mantenimiento. Aunque el Ayuntamiento ya está realizando labores en este sentido, la responsabilidad y la competencia en esta área es del Gobierno regional.

“En octubre  van a realizar un estudio de la situación para ver qué medidas necesitan, comprometiéndose a ejecutarlas”, ha dicho el concejal que ha solicitado al viceconsejero un Plan de acción para eliminar los materiales que contengan fibrocemento (amianto) de los centros educativos, presentes en algunos tejados o tuberías.

Ante la petición, la Comunidad de Madrid va a realizar análisis de polvo en suspensión en los colegios e institutos y se ha comprometido a actuar en función de los resultados.