La presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, ha señalado este martes que para Madrid, llegar al confinamiento total “es la última solución”, y ha defendido que trabajará “sin descanso” para evitarlo.

Ayuso ha indicado que se están oyendo “constantemente rumores acerca de los confinamientos totales” pero ha subrayado que para ellos esa es la última solución. Así, ha abogado por que hay que darse “una oportunidad” porque “la política está para eso”.

“Tenemos que darlo todo, trabajar sin descanso para que el confinamiento sea algo impensable. Las consecuencias de los confinamientos domiciliarios ya las hemos conocido y generan otras muchas patologías, otros muchos problemas, y por eso la Comunidad va a seguir trabajando sin descanso para evitarlo”, ha insistido.

En este punto, Ayuso ha declarado que buscarán soluciones “intermedias” porque son conscientes del daño económico que se causa a tantas familias. A su parecer, con mayores problemas económicos y sociales también vienen aparejados otros problemas de salud.

“Tenemos que darlo todo, trabajar sin descanso para que el confinamiento sea algo impensable”

La jefa del Ejecutivo madrileño ha remarcado que la Comunidad tiene una estrategia que está funcionando y ha subrayado que no están “relajados”. A pesar de estas palabras, ha sostenido que el coronavirus “es muy traidor” y en un momento puede cambiar la dirección del viento y pueden tener de nuevo “un incendio”.

Ayuso ha recalcado que fueron la primera región en poner sobre la mesa los cierres totales de 00 a 6 horas, el cierre de las barras así como de los espectáculos como conciertos o corridas de toros, desde el verano. También ha recordado que pusieron restricciones en bodas y cerraron el ocio nocturno, realizan estudios con las aguas fecales del Canal de Isabel II, llevan a cabo 150.000 test a la semana y aplican restricciones por zonas básicas de salud, que ahora van “a mejorar”.

Respecto al cierre perimetral, ha señalado que no se trata de cerrar por días sino por movimientos. Así, ha incidido en que sabían que en el Puente de Todos los Santos se desplazaban un millón de madrileños y por ello han querido paralizarlos. “Ahora durante la semana la vida sigue, la gente tiene que trabajar”, ha declarado.

35 CAMAS UCI EN EL GREGORIO MARAÑÓN

Ayuso ha hecho estas declaraciones en su visita al Hospital General Universitario Gregorio Marañón, que este martes ha estrenado una nueva Unidad de Cuidados Intensivos, una dotación para la sanidad pública madrileña en la que el Gobierno regional ha invertido 1.678.000 euros con el objetivo de “reforzar la atención especializada a enfermos críticos”.

Es una unidad “pionera” por su carácter flexible, ya que cuenta con una serie de instalaciones y equipamiento que permite pasar de las 23 camas habituales a 35, de forma inmediata, y así dar respuesta a demandas asistenciales derivadas de crisis sanitarias o emergencias,